Pelearán por repetir

El Chispa analizó las posibilidades de Tigres rumbo al cierre de la temporada y admite que desean estar en los playoffs, pese a un año complicado


El segunda base, jugando a la defensiva
El segunda base, jugando a la defensiva (IMAGO7)

CIUDAD DE MÉXICO

Carlos Gastélum nació para jugar al beisbol. El Chispa, segunda base de los Tigres de Quintana Roo, practica este deporte desde que tenía tres años de edad. En 2002 debutó en la Liga Mexicana con los Pericos del Puebla, pero en cuestión de meses dejó esa franela para integrarse con los felinos, que ahora dirige Roberto Vizcarra y desde entonces, ha encontrado cobijo en una afición que se le entrega: “Es recíproco, aquí me siento en casa, muy cómodo, me lo hace sentir la gente, pero siempre estoy comprometido con darles satisfacciones”, dice.

 Con la franela de los Tigres, Gastélum se ha erigido campeón en cuatro ocasiones (2005, 2011, 2013 y 2015), y a sus 36 años mantiene la ilusión de un nuevo cetro, para revalidar el título, pese a que la actual campaña ha tenido de todo un poco para la novena de Quintana Roo: “Es complicado, aunque seas el campeón, los rivales dan lo mejor de sí”.

En casa, los Tigres se han hecho fuerte, mantienen la inercia que los hace pensar en lo más grande (19-16).

Precisamente, los Pericos del Puebla, líderes de la Zona Sur, son el rival a vencer para los Tigres, que en este momento se ven en playoffs para el cierre de la vigente competencia; el primer lugar es un sinodal especial para Gastélum.

“Deseamos estar ahí, hay compromiso por parte del equipo y la mentalidad siempre es brindarle a nuestra gente satisfacciones, comenzó de forma complicada (la temporada), pero ahí vamos, estamos en la pelea por trascender otra vez”.

El Chispa habla rápido, de la misma manera con la que resuelve sus asignaciones en el campo.

¿Qué ha sido lo más complicado a lo largo de esta temporada?
Quizás el comienzo, el encontrar cierta regularidad, aunque en casa, con el apoyo de nuestra afición, hemos conseguido resultados importantes; esta campaña, en particular, ha sido difícil ponernos en ritmo.

¿Qué tan difícil será repetir el título de la Liga Mexicana de Beisbol?
Siempre es complejo, no es sencillo salir campeón, los rivales tienen cierto peso y la competencia por estar en los playoffs es lo más desgastante, ahí en postemporada todo puede ocurrir, pero no es algo fácil; la intención del equipo será luchar para conseguirlo, pelear al máximo por lograrlo.

Con una trayectoria tan amplia, ¿qué te hace falta conseguir en el beisbol?
Quiero seguir en activo, mantenerme al máximo de lo que pueda dar, ser campeón de nuevo con los Tigres, estar aquí más tiempo y poner el nombre del equipo en lo más alto; me agradan lo retos, y a mi edad no veo complicado seguir peleando con el tiempo, es cuestión de entrenar al doble, y (trabajar) de la mejor manera posible.

Carlos, ¿de dónde viene el apodo de Chispa?
Es por mi forma de ser, al menos eso me dijeron; me lo pusieron de chico y es mejor que el otro (también le dicen Gnomo).

¿Tuviste algún referente en el beisbol?
Sí, claro, como muchos, admiré a Fernando Valenzuela y traté muchas veces de aprenderle, a la distancia, todo lo que él hacía, fue una especie de referente para mí, de impulso para creer que se podía llegar lejos.

¿Tienes alguna cábala?
No creo que se le pueda decir cábala, pero sí una costumbre, uso la gorra hacia atrás desde los calentamientos y durante la práctica; es algo que realizo en automático y no es que esté mal, pero puede parecer diferente para muchos.