Vólquez jugó Series Mundiales sin saber que su padre había muerto

Los Royals dijeron que en cuanto dejó el juego, los dirigentes y su familia le dijeron que su padre, de 63, había muerto en República Dominicana por un problema cardíaco.

Edinson Vólquez, lanzador de los Reales de Kansas City
Edinson Vólquez, lanzador de los Reales de Kansas City (AP)

KANSAS CITY, Estados Unidos

El lanzador dominicano Edinson Vólquez abrió las Series Mundiales de béisbol sin saber que su padre había muerto horas antes, según dijo su equipo, Kansas City Royals.

Vólquez lanzó el martes durante seis entradas y dejó el diamante con empate en un partido que se definió en la décimo cuarta entrada y tras más de cinco horas de juego a favor de los Royals: 5-4 ante los New York Mets.

Los Royals dijeron que en cuanto Vólquez, de 32 años, dejó el juego, los dirigentes y su familia le dijeron que su padre, de 63, había muerto en República Dominicana por un problema cardíaco.

"Es una situación triste. Una hora antes del partido descubres que el padre de tu lanzador abridor ha muerto y fue duro. Pero uno quiere acatar los deseos de la familia y nos pidieron: 'No se lo digan a Eddie. Déjenlo salir y lanzar en el primer partido de las Series Mundiales'", reveló el entrenador de los Royals, Ned Yost, tras el encuentro, según medios locales.

Otros compañeros aseguran que Vólquez, sin embargo, ya sabía lo que había sucedido a su padre antes del partido que sirvió a los Royals para adelantarse 1-0 en la serie al mejor de siete encuentros.

"No lo dejó ver ahí fuera. Hay que tener un gran corazón para no mostrar algo así ahí fuera", dijo su compañero Yordano Ventura.

"Estaba destrozado. Nunca lo había visto así", contó su compañero Jeremy Guthrie, que pudo hablar con Vólquez antes de que abandonara el estadio.

Según los medios locales, el de Vólquez es el tercer padre de un jugador de los Royals que muere en los tres últimos meses. El equipo de Kansas City busca su primer título en el béisbol de Estados Unidos desde 1985.

Más allá de la situación de Vólquez, las 14 entradas del martes igualan el récord histórico en un partido de las Series Mundiales. Fue además el primer juego de la final más largo de la historia con 5:09 horas.

El segundo partido es hoy de nuevo en Kansas City. Jacob deGrom abrirá para los Mets, mientras que Johnny Cueto lo hará para los Royals.