El Director de Biogénesis confirma el dopaje de A-Rod

El principal testigo del béisbol de Grandes Ligas contra Alex Rodríguez afirmó que se encargó de preparar y conducir un régimen de sustancias con las que el astro de los Yanquis de Nueva York comenzó a doparse en 2010.

Ciudad de México

Anthony Bosch, el dueño de la ahora clausurada clínica antienvejecimiento Biogenesis, aseguró el domingo en una entrevista con el programa periodístico "60 Minutos" que Rodríguez le pagaba 12.000 dólares mensuales para suministrarle un cóctel de sustancias prohibidas, como testosterona y la hormona de crecimiento humano.

Rob Manfred, el director ejecutivo de MLB (las iniciales en inglés de Grandes Ligas), dijo en el segmento que Bosch aceptó cooperar con la investigación al considerar que temía por su vida.

El sábado, un juez de arbitraje redujo de 211 a 162 la suspensión de "A-Rod", quien así quedaría marginado durante la próxima temporada, incluyendo los playoffs.

El comisionado de MLB Bud Selig, quien no testificó durante el proceso de apelación de Rodríguez, defendió la suspensión más severa impuesta jamás bajo los términos del acuerdo conjunto contra el consumo de drogas que mejoran el desempeño.

"En mi opinión, sus acciones fueron más allá de lo comprensible", dijo Selig al programa, en referencia a A-Rod. "Creo que 211 juegos fueron una sanción bastante justa".

Bosch dijo que comenzó a trabajar con Rodríguez cinco días antes del 4 de agosto de 2010, cuando el antesalista de los Yanquis de Nueva York llegó a 600 jonrones en su carrera.

El testigo habló de su relación con Rodríguez, tres veces nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga Americana. Dijo que diseñó el programa para ayudar a que A-Rod aprovechara al máximo los efectos de las drogas y no fuera descubierto por las autoridades del béisbol.

Rodríguez nunca dio positivo en una prueba antidopaje durante ese periodo.

Tras dar detalles de una operación clandestina, Bosch dijo que usó con Rodríguez palabras en clave, para referirse a las drogas como "gomas", en el caso de las píldoras de testosterona, que el toletero habría tomado antes de los juegos. Bosch dijo que una vez le hizo un análisis de sangre a A-Rod en el retrete de un restaurante en Miami.

Poco antes, el sindicato de jugadores divulgó un comunicado en el que expresó su decepción de que Grandes Ligas participara en el programa de televisión y que iba a considerar sus opciones legales.