Diablos Rojos a la Final del Norte, venció 6-2 a Laguna

La novena capitalina doblegó a Vaqueros para amarrar la serie, y a partir del martes recibe a Monterrey

Los Diablos festejan el pase a la final de la Zona Norte
Los Diablos festejan el pase a la final de la Zona Norte (Foto tomada del Twitter de @DiablosRojosMX)

CIUDAD DE MÉXICO

Un duelo cerrado que se volvió rojo en la séptima entrada y así los Diablos Rojos vencieron 6-2 a los Vaqueros Laguna, para ganar esta serie de primer playoff, convirtiéndose en finalista de la Zona Norte de la Liga Mexicana.  

Fue un juego cerrado hasta el séptimo inning, cuando la defensiva y el pitcheo vaquero se cayeron, permitiendo tres anotaciones que definieron el duelo.

El juego estaba 3-2 con dos outs en la pizarra cuando pasó a batear Japhet Amador. El cañonero elevó profundo entre central y derecho pero los jardineros no se hablaron, chocaron y la pelota cayó, mandando al plato a Douglas Clark con el 4-2. Ese pecado se acrecentó más cuando Diablos se alejó 6-2 con un doblete de John Lindsey, quién anotó tras mal tiro del jardín derecho a home y del pitcher a tercera.

El pitcheo colorado colgaría los últimos dos ceros que le faltaban para amarrar el triunfo y los capitalinos inician la Final de la Zona Norte el martes, recibiendo a Sultanes de Monterrey.

Laguna pegó primero Centímetros es a lo que estuvo el jardinero Carlos Figueroa de atrapar la línea de Linares para abrir la segunda tanda, pero esos centímetros que le faltaron se convirtieron en un doblete del cuarto tolete lagunero, que tres bateadores después marcaron el 1-0 para Laguna en la pizarra, gracias a sencillo de Santiago González con dos outs en la pizarra.  

Y más tardó en romper el cero la visita que en llegar la voltereta. Japhet Amador recibió pasaporte y John Lindsey dio sencillo, para anclar en segunda y primera. El 1-1 llegó cuando Emmanuel Ávila dio hit al izquierdo-central, y un turno después Lindsey timbró la delantera con fly de sacrificio al derecho de Ivan Terrazas.  

En la tercera tanda la parte mental del béisbol apareció. Diablos llenó la casa con un out y tenía a su cuarto bat en la caja de bateo, el catcher Said Gutiérrez y el coach de pitcheo lagunero pidieron tiempo y se reunieron en la lomita para planear la forma de pitchearle a Amador. Y funcionó. Japhet le tiró al primer pitcheo y salió una rola a segunda donde se gestó el doble play que terminó con el peligro.  Y la ofensiva negra y naranja haría por su causa, empatando la pizarra a dos gracias al cuadrangular de Linares por el central.  

De nueva cuenta la defensiva vaquera volvió a marcar la inercia que llevaba el ataque colorado. Al cerrar el cuarto rollo los pingos llenaron la casa con uno fuera y venía al bat Juan Carlos Gamboa. Otra buena secuencia de lanzamientos hicieron que el toletero rodara a la segunda desde donde se gestó otro doble play que paró en seco la amenaza.  

La tensión se apoderó del Foro Sol. Cada turno al bat se manejó con extremo cuidado y así se llegó a la baja del sexto inning. Amador puso la voz de ataque con doblete para dejarle al cuarto tolete la responsabilidad, y este respondió, aunque no fue con un proyectil. Lindsey conecto el pitcheo de Valdez y salió una rola saltarina sobre la raya de primera que se internó hasta el fondo del derecho, distancia suficiente para que Amador anotara la de la ventaja: 3-2.