Diablos le pega 7-4 a Olmecas al cerrar la serie

Con cuatro carreras en la quinta tanda y un buen trabajo del relevo, la novena capitalina se pone con marca de 7-7 

La novena de los Diablos Rojos
La novena de los Diablos Rojos (Miguel Boada Nájera )

CIUDAD DE MÉXICO

Otra vez vinieron de atrás para vencer a los Olmecas, y aunque tuvieron que hacer varios cambios a la defensiva en el transcurso del juego, se quedaron con su séptimo triunfo del calendario, para cerrar la semana de local con una marca de 5-1 y un 7-7 global.

Los Diablos Rojos del México contaron con el bateo y el pitcheo oportuno y a la hora cero, para levantarse de un 3-0 en el que se pusieron en el segundo inning. En esa fiesta aparecieron Emmanuel Ávila y Sandy Madera con jonrones y Eliezer Alfonso con dos empujadas, mientras cuatro relevistas (Carlos Vázquez, Federico Castañeda, Juan Sandoval y Manny Acosta) se combinaron para no admitir carrera en 3.2 tandas. El abridor David Reyes ganó el juego tras 5.1 innings de cuatro carreras admitidas.

Tabasco empezó con la misma fuerza de los tres choques anteriores y en la primera entrada dañaron al abridor David Reyes, al anotar dos veces. Todavía en el segundo rollo timbraron una más, para apoyar la serpentina de Logan Duran, pero esa tempranera delantera de 3-0 se esfumó en la baja del segundo capítulo, ya que los pingos se descolgaron esas mismas tres veces al plato.

Yosmani Guerra y Wilson Betemit fueron los dueños de los spikes que apretaron el home en la tanda inicial y Rubén Rivera fue el que puso el 3-0 de caballito tras pasaporte a Betemit con los senderos congestionados. El trío de rayitas coloradas llegaron con Cyle Hankerd, Emmanuel Ávila y Sandy Madera, los primeros dos tras sencillo de Eliezer Alfonso y el tercero con rola de Carlos Figueroa.

La acción no terminó ahí. Olmecas se adelantó un paso cuando Rubén Rivera inició con doble y se descargó al pentágono con sencillo de Uriak Márquez, llegando barrido de cabeza para evitar el toque del catcher.

Pero esa delantera se les fue en el quinto rollo, cuando los colorados les pegaron cuatro veces, para pasar de 4-3 a un 4-7. Y fue una tanda de poder.

Cyle Hankerd fue golpeado al abrir la tanda y Ávila les hizo pagar con su segundo jonrón de la temporada. Con ese swing los Diablos ya ganaban 4-5 y con el jonrón de Sandy Madera (tercero del calendario) en el turno siguiente, ya estaba pintando el 4-6. Todavía vino un sencillo de Juan Carlos Gamboa que mandó a home a Leo Heras.

Pero no todo lo destacado de los Diablos vino desde la caja de bateo. Carlos Vázquez, quien entró al relevo del abridor David Reyes, hizo que Yosmani Guerra rodara a la inicial cuando tuvo la casa llena con dos outs.

En los últimos tres capítulos solo se escribieron ceros en la pizarra.

Al concluir esta serie, Olmecas vuelve a su casa para enfrentar a Saraperos de Saltillo, mientras los Diablos viajarán a Puebla.