Un equipo MVP

Diablos Rojos decidió arriesgar para renovar su plantel, la energía que le inyectaron los jóvenes contagió a los veteranos y se amalgamó la calidad que acaba de hacerlo el nuevo campeón de la Liga Mexicana de Beisbol

Ciudad de México

Los Diablos Rojos del 2014 se convirtieron en una nueva especie que jugó un beisbol diferente que le dio el título de la LMB sin discusión tras acabar los playoffs con récord de 12-2. ¿Quién de los 44 jugadores que aparecieron en el año fue el Jugador Más Valioso para el conjunto capitalino? El mánager Miguel Ojeda lo resume:

"Cualquiera pudo haber sido el más valioso. No es casualidad lo que se hizo. Todo el año pelearon, juego con juego, en ningún momento bajaron la energía, con esa fuerza que caracterizó a este equipo en el año. Fue Haper (Juan Carlos Gamboa) quien nos dio el triunfo con ese jonrón, pero todos ayudaron de una u otra forma en cada momento a construir esto, y por eso es un equipo de Jugadores Más Valiosos".

La directiva decidió dar un paso peligroso para un conjunto que suele pelear por los primeros sitios cada año, pero que había perdido energía.

Dejaron ir a peloteros consagrados para abrir la puerta a jóvenes, aunque dejarles esa responsabilidad acarrearía el riesgo de padecer el normal proceso de aprendizaje.

Sin embargo, ese riesgo cambió por completo la cara de un equipo que dejó de ser apático a uno que aumentó la intensidad de su juego en cada acción, que corría al máximo en cada batazo, que hizo magia con los guantes, que bateaba por igual del 1 al 9 en el line up y que contagió a los veteranos para armar un complemento perfecto.

Aunque al arranque se sufrió, mantuvieron la intensidad y la agresividad y los equipos rivales tuvieron que jugarles distinto. Las defensivas modificaron sus formaciones y ejecuciones en cada turno porque el out tras una rola al cuadro no estaba asegurado, igualmente cuando salía un batazo que parecía sencillo, pues podía convertirse en doble o mandar una base más adelante al corredor.

Eso se reflejó en los resultados, en las estadísticas y en el standing. Récord de 70-42, el primer lugar de la Zona Norte con 9.5 juegos de ventaja sobre el segundo sitio, marca de 44-14 como local y 12-2 en playoffs. Cambiaron.

"Muchos pudieron haber pensado que cuando (los Pericos) nos hicieron esas tres carreras en la novena (en el cuarto duelo de la Serie del Rey) el juego estaba decidido, pero no con estos Diablos", continuó Ojeda.

Fueron precisamente esos peloteros quienes se las ingeniaron para anotar dos veces en la parte baja del noveno rollo para empatarle a Puebla, y quienes con el jonrón de Gamboa al abrir la parte baja del décimo capítulo salieron a festejar el título 16 del club.

"Este año es diferente a otros, porque aunque no se puede comparar a otras temporadas, porque cada una tiene sus propias características, sí vimos a unos Diablos muy distintos, peleadores", analizó Alfredo Harp Helú, dueño de los Diablos.

"Este título tiene un sabor distinto porque estuvimos luchando para ganar el pase a los playoffs y lo hicimos con una gran ventaja sobre el segundo lugar, luego, a los muchachos no les importó el equipo que estaba enfrente, ellos siempre salieron a ganar y eso nos permitió llevarnos los 12 juegos que queríamos en esta etapa", agregó el directivo.

EL ÚLTIMO, EL EJEMPLO

El Juego 4 de la Serie del Rey resultó un reflejo de lo que fueron los Diablos en su año de renovación.

Todos colaboraron al ataque de una u otra forma. Gabriel Gutiérrez conectó tres hits y empujó tres anotaciones, Sergio Gastélum y John Lindsey anotaron dos veces, y cañonearon cuadrangular.

Douglas Clark e Iván Terrazas no pegaron indiscutible, pero el primero anotó una vez y el capitalino produjo otra, la que fue la del empate en la novena tanda.

Carlos Figueroa dio un doble y timbró la de la quiniela, y Emmanuel Ávila y Ramón Urías sumaron cuatro imparables (dos cada uno) en la noche del título colorado.

Alejandro Ortiz entró como corredor emergente por Lindsey en la tanda nueve, y gracias a su velocidad llegó safe a la antesala, aunque en esa jugada se lastimó. En su lugar entró Jesús Fabela, quien anotó en pisa y corre.

De igual manera, estos hombres cumplieron de forma soberbia a la defensiva, llevándose rolas complicadas en el infield y atrapando batazos difíciles hacia los jardines. Situaciones que se repitieron durante toda la temporada.

Aunque por designación se le dio a Gamboa el nombramiento de MVP de la serie, el propio jugador se lo entregó a alguien más: "A todos mis compañeros porque cada quien puso algo para ser campeones, no solo en la final, sino toda la temporada".

Campeón por posiciones

PITCHERS

Fueron 24 los lanzadores que utilizaron los Diablos Rojos durante la temporada 2014, y 12 de ellos tuvieron al menos una apertura, dejando a la otra mitad solo con labores de relevo. Estos son los más destacados:

• Arturo López (zurdo)

Fue el mejor abridor del equipo y mostró constancia todo el año, compiló marca de 11-4 durante la temporada regular y 4-0 en playoffs.

• Yair Lozoya (derecho)

Se convirtió en un relevo largo que pudo mantener al equipo. En sus últimas cinco salidas permitió una carrera en 14.2 entradas.

• Marco Antonio Duarte

(derecho)

Empezó como relevista y terminó como abridor en la recta final de la campaña, donde tuvo marca de 5-0 contando la postemporada.

• Tony Córdova (derecho)

Fue el segundo lanzador que más apariciones acumuló (46) y que más innings lanzó (49.0) en el 2014, sin ser abridor ni cerrador.

• Manny Acosta (derecho)

Aunque hubo cinco pitchers que salvaron juego este año, él fue el cerrador oficial, terminando la campaña con 20 rescates (en 23 oportunidades).

INFIELDERS

Ocho fueron los infielders que utilizaron este año, desde el joven de 15 años Erick Meza, hasta el veterano Sergio Gastélum. Estos fueron los jugadores con más actividad dentro del cuadro:

• Juan Carlos Gamboa

(shortstop)

Jugó en 95 duelos. Aunque cometió 16 pecados, fue uno de los guantes más espectaculares. En la mayoría de juego fue noveno bat, siendo muy productivo.

• Sergio Gastélum

(utility)

Uno de los bastiones, ya que cubrió todas las posiciones del cuadro con seguridad. Bateando siempre respondió, fungiendo más como segundo en el orden.

• Emmanuel Ávila

(tercera base)

Un guante agresivo, pero seguro que se convirtió en una garantía en la antesala durante la temporada del campeonato 16. A pesar de sus 25 años de edad, fue un bateador muy productivo en la parte central del line up del cuadro escarlata.

• Japhet Amador

(primera base)

A pesar de que una lesión lo dejó fuera de la Serie del Rey, cumplió como inicialista con buena defensiva, y al bat produjo 82 carreras. Otros infielders: Ramón Urías, Jesús López, Daryle Ward y Érick Meza.

JARDINEROS

En esta zona del campo es donde más movimientos hubo en la alineación de los Diablos Rojos durante esta campaña, tanto por lesiones como por altibajos en el juego de los distintos protagonistas. Sin embargo, estos fueron los jugadores con más actividad:

• Carlos Figueroa (central) ras producidas.

Apareció en 104 duelos de la campaña y en toda la postemporada, lució como un guante muy seguro que cubría mucho terreno. Un primer bat por naturaleza que revolucionó al equipo todo el año.

• Iván Terrazas (izquierdo)

Patrullero seguro a la defensiva con buen brazo y que logró cubrir bastante espacio, como sus compañeros. Al bat ayudó como sexto o séptimo, anotando 38 veces cuando tomó esos turnos.

• Douglas Clark (derecho)

Llegó avanzada la temporada procedente de Reynosa y un poco fuera de ritmo, pero encontró su forma para batear y terminó como un tercero en el orden complicado de dominar. Otros jardineros: Mario Valenzuela, Jesús Fabela, Luis Terrero, Samar Leyva y

Alejandro Ortiz.

CATCHERS

Fueron tres los receptores que tuvieron actividad esta campaña, pero el titular fue Gabriel Gutiérrez.

• Gabriel Gutiérrez

Durante 101 duelos mostró su profundo conocimiento de sus lanzadores y de los bateadores rivales, llamando juegos con alta calidad. Al bat terminó como líder de dobles. Otros catchers: Hans Wilson y Carlos Garzón.

BATEADOR DESIGNADO

En esta posición, los Diablos Rojos apostaron por John Lindsey, quien respondió completamente a esta responsabilidad con estos números:

• JOHN LINDSEY

Terminó la campaña como campeón de jonrones de la Liga con 33 vuelacercas y fue segundo con 99 carreras producidas.