El infierno en 2015

Como se esperaba, el Parque Fray Nano es el lugar elegido por los Diablos Rojos para jugar como local la próxima temporada, mientras se lleva a cabo la construcción de su estadio

Ciudad de México

Al dejar el Foro Sol y mientras esperan que se construya su propio parque de pelota, los Diablos Rojos del México confirmaron que tendrán como casa el Parque Fray Nano, ubicado en la delegación Venustiano Carranza, para la temporada 2015 de la Liga Mexicana.

El conjunto capitalino se decidió por este inmueble debido a que ha sido objeto de mejoramiento y mantenimiento por parte de la delegación en los últimos meses, al ser la sede de la Liga Centropolitana, así como por la Liga de Veteranos, lo que los puso en notoria ventaja frente a otros posibles escenarios.

"Va a ser un estadio lo más digno posible, por supuesto, teniendo en consideración que es un estadio ya existente. Es importantísimo resaltar que no podemos modificarlo mucho porque no vamos a tocar un solo árbol, vamos a dejar perfectamente estipulado que el aspecto ecológico se preserva, tal cual", explicó Jorge Alum, gerente general de los Diablos Rojos. "Tenemos que adecuarnos a lo que estas condiciones y el campo nos permiten, vamos a dejarlo lo más digno y cómodo posible para que pueda ser nuestra casa en 2015".

Entre las mejoras que se le han hecho a este sitio está la instalación de seis torres de iluminación, así como la colocación de una pizarra. De igual manera, el campo de juego ha sido sometido en los últimos años a un profundo mantenimiento, que lo tiene en óptimas condiciones.

Otra de las principales razones por las que se eligió este lugar es la ubicación que tiene, a 1.5 kilómetros del Foro Sol y con las mismas vías de acceso a ese sitio. Además, tiene a unos metros la estación Mixhiuca, de la Línea 9 del Metro, así como una parada del trolebús.

En estos momentos el club se encuentra realizando estudios estructurales a la única tribuna existente, que va de primera a tercera base, para determinar los cambios que necesitan hacerle.

Aquí los pasos son reforzar la estructura o tirar y levantar un nuevo graderío, para garantizar la seguridad y la comodidad de los aficionados, que asistirán en mayor cantidad de la que actualmente puede recibir.

Este movimiento también les permitirá construir nuevos dugouts, ya que los actuales bajo tierra no son aptos, además de necesitar vestidores funcionales, con todos los servicios necesarios como regaderas y gimnasio.

Este sitio tiene una capacidad aproximada para cuatro mil personas, pero el club desea ampliar el aforo aproximadamente a seis mil, aprovechando los espacios libres que quedan en los costados de cada jardín. Ahí podrían ubicarse tribunas móviles.

En cuanto al campo, éste requerirá mejorar o cambiar el drenaje con el que actualmente cuenta y que suele tardar más de 40 minutos en absorber el agua cuando llueve fuertemente, además de nivelar la tierra del infield con el pasto del cuadro y los jardines.