Diablos vence a Tigres en el Fray Nano

El México ganó por 6-2 a Quintana Roo en el primero de la serie, la ex guerra civil 

El México venció en casa
El México venció en casa (LMB)

Ciudad de México

El zurdo Efrén Delgado volvió a dictar cátedra en el centro del diamante y, respaldado por cuadrangulares de Dan Black y Cyle Hankerd, Diablos Rojos superó por pizarra de 6-2 a Tigres de Quintana Roo, en el primer juego del Clásico de la Liga Mexicana de Beisbol.

El abridor de Diablos Rojos, lució enormidades en el centro del diamante, con trabajo de 6.1 entradas en las que espació cinco hits, permitió una carrera limpia, otorgó tres bases por bolas y ponchó a siete hombres. Destacaron las seis argollas que le colgó a los felinos.

Así, el originario de Mexicali, Baja California firmó su quinta victoria del calendario. No conoce derrota hasta ahora.

Diablos Rojos tomó el comando del juego en la parte baja de la primera entrada, con jonrón de Dan Black con Carlos Figueroa y el capitán Iván Terrazas en los senderos, para colocar el pizarrón 3-0.

En el cierre de la tercera, Cyle Hankerd detonó panorámico cuadrangular solitario por el prado central y agregó una carrera más a la pizarra.

Tigres se sacudió la blanqueada en la séptima entada, con jonrón de dos carreras de José Félix, quien se llevó por delante a Sergio Contreras.

En el cierre de la octava, doble productor de dos carreras de Hans Wilson, con la casa llena, mandó al plato a Jesús Fabela y Emmanuel Ávila; así, Diablos Rojos sentenció el triunfo en el primero de la serie.

Juan Carlos 'Haper' Gamboa lució con una espectacular atrapada en las paradas cortas.

Por los Tigres, el derrotado fue Fernando Miranda, quien trabajó 4.2 innings en los que toleró siete hits, dos de ellos cuadrangulares, cuatro carreras, todas limpias, dio tres bases por bolas y ponchó a cinco hombres.

Este sábado, en punto de las 16:00 horas, se cantará la voz de playball del segundo de la serie. Los pitchers probables son Juan Macías (2-3, 3.05), por Tigres, y el zurdo Arturo López (2-5, 8.24), por Diablos Rojos.