¡Cuidado, TNT!

Ocho de los bats más poderosos de la Liga Mexicana de Beisbol buscan el título del Home Run Derby, entre ellos, el líder jonronero, John Lindsey, de los Diablos Rojos

John Lindsey
John Lindsey (Cortesía Diablos Rojos)

CANCÚN, Quintana Roo

El Estadio Beto Ávila de Cancún amaneció rodeado por unas cintas de aviso que advierten en lo que se convertirá el parque de pelota esta tarde, cuando se reúnan los mejores toleteros de la Liga Mexicana de Beisbol: ¡Cuidado, zona por dinamitar!

La LMB tomó la decisión de colocar este aviso y la fotografía de ocho individuos alrededor del inmueble para que los aficionados que se presenten sepan que el estadio quintanarroense será bombardeado por el TNT del bat de los cañeros más productivos de la primera parte de la temporada regular.

Hoy no habrá la acostumbrada fiesta de pitcheo, es sábado del fin de semana de las Estrellas, del Home Run Derby.

El espectáculo de dinamita está asegurado porque por la caja de bateo desfilarán ocho cañoneros que llegan a Cancún con 94 cuadrangulares conectados en conjunto.

El grupo de vuelacercas está encabezado por el líder jonronero de la temporada, John Lindsey.

"Es muy emocionante, sales al terreno a tratar de jugar tu mejor beisbol y es un honor, un privilegio que la gente te lo reconozca y tener la oportunidad de estar en el Juego de Estrellas, estoy muy contento", aseguró el pelotero de los Diablos Rojos del México.

El campeón del Derby del año pasado fue Japhet Amador, de los propios pingos, por lo que Lindsey busca que el título se mantenga en la guarida escarlata.

"Sé que lo ganó mi compañero y vamos a tratar de mantener el ritmo que hemos tenido en la temporada en ese evento para que otra vez sea un Diablo el que gane", sentenció Lindsey.

Pero no solo estará la dinamita del estadunidense, también se tendrá la de Willis Otáñez (Aguascalientes) y Rubén Mateo (Ciudad del Carmen), quienes presumen 13 bardas tumbadas cada uno hasta este momento.

La competencia para Lindsey es más grande, ya que el grupo de jonroneros se completa con Rubén Rivera (Aguascalientes), John Whitesell (Saltillo), Refugio Cervantes (Veracruz), Ángel Berroa (Puebla) y Jorge Guzmán (Veracruz).

Es la segunda ocasión en seis años que el Juego de Estrellas se realiza en Cancún, y el campeón del Derby de Cuadrangulares en aquella ocasión, 2009, fue Otáñez, quien con 13 vuela cercas en la primera ronda, 10 en la segunda y seis en la final, se llevó el título. En este 2014 está teniendo un gran año y busca repetir esa actuación.

"Estoy muy contento por lo que he podido hacer y espero repetir lo que hice antes aquí. Recuerdo que me la pasé muy bien, fue divertido, y así lo voy a enfrentar esta ocasión", señaló el de los Rieleros.

Aunque Lindsey y Otáñez están en la cima en la lista de jonrones, la competencia que tendrán les puede arrebatar el título.

"Uno está aquí por el trabajo que hace y es un bono extra poder estar aquí para convivir y participar en el Derby", explicó Guzmán, toletero del Águila de Veracruz, quien aunque llega al evento con el menor número de vuelacercas conectados (seis), sabe qué tiene que hacer para ganar este concurso.

"La clave es que no haya viento hacia el jardín derecho, porque con eso los bateadores zurdos tenemos muchas posibilidades de explotar. Es la tercera vez que me toca participar y esperemos poder llegar a la final para pelear por el título. Aunque lo más importante que tenemos en mente es dar un buen espectáculo para toda la gente".

En este evento el line up presentará tres toleteros que se paran por el lado de los zurdos, Jorge Guzmán, Josh Whitesell y Refugio Cervantes, mientras que cinco derechos estarán buscando llevarse el título.

LA SEDE DEL BOMBARDEO

El Estadio Beto Ávila tiene 320 pies de distancia en las bardas del jardín izquierdo y derecho, mientras por el central la barda marca los 400 pies, las barreras que intentarán superar los ocho peloteros que competirán en el Home Run Derby de este año. Antes del inicio de esta temporada el inmueble tuvo labores de remodelación, sobre todo en la caja de bateo y en el montículo, dos áreas que serán protagonistas esta noche.

SISTEMA DE COMPETENCIA PRIMERA RONDA

- El orden al bat se define alternando un jugador de la Zona Norte y uno de la Sur, de menos a más cuadrangulares obtenidos en la temporada regular.

- Cada bateador tiene derecho a 10 outs.

- Los mejores cuatro pasan a la segunda ronda sin importar la zona.

- Si existe empate entre los jugadores para avanzar a la segunda ronda, se irán a muerte súbita. Los igualados se alternarán un swing y un swing, hasta que uno conecte jonrón y el otro no.

Reglas:

- Un out es cuando el bateador abanica un lanzamiento o no conecta cuadrangular, sea rola o elevado.

- Para que un batazo sea jonrón, la pelota tendrá que pasar por encima de la barda en terreno de fair.

SEGUNDA RONDA

- Los jonrones de la primera ronda se acumulan para la segunda.

- Los bateadores se ordenan del 4 al 1 con base en los jonrones de la primera ronda.

- Cada bateador tiene derecho a 10 outs.

- De esta segunda ronda saldrán dos finalistas, los que hayan conectado el mayor número de cuadrangulares sumando los de la primera y segunda rondas.

HOME RUN DE ORO

- A partir de esta segunda ronda, cuando el bateador tenga 9 outs, la primera pelota bateada de jonrón se le llamará Home Run de Oro y tendrá un distintivo (sello dorado). El afi cionado que la atrape, tendrá derecho a un premio.

RONDA FINAL

- Dos jugadores se disputarán el título.

- El primero en batear es el que haya conectado menos jonrones en las dos rondas anteriores.

- Cada jugador tiene derecho a 10 outs.

- Quien conecte más jonrones en la ronda final será el campeón.

HOME RUN DE ORO

- Cuando el bateador tenga 9 outs, la primera pelota bateada de jonrón se le llamará Home Run de Oro y tendrá un distintivo. El afi cionado que la atrape, tendrá derecho a un premio.

DESEMPATE

- Si los finalistas obtienen el mismo número de jonrones, el ganador se definirá en muerte súbita: los jugadores batearán en el mismo orden de la ronda de campeonato. Cada uno tendrá derecho a un solo swing y se alternarán hasta que uno consiga jonrón y el otro no.