Sultanes vence a Diablos y se queda con la serie


El pitcher capitalino Marco Quevedo sufrió el primer revés de la campaña, lanzó cinco entradas en las que permitió una decena de imparables, cinco carreras

Cory Aldridge, jugador de Sultanes de Monterrey
Cory Aldridge, jugador de Sultanes de Monterrey (LMB)

CIUDAD DE MÉXICO

Con el triunfo por pizarra de 7-4 en el juego dominical, Sultanes de Monterrey se quedó con la serie disputada ante Diablos Rojos del México en el Foro Sol. Gabriel Gutiérrez, catcher escarlata, pegó su primer jonrón de la temporada.     

El ataque inició temprano. Luis Alfonso García produjo la carrera de la quiniela para la novena visitante en el primer episodio, con rola al jardín izquierdo que impulsó a Chris Roberson.  

Los de casa respondieron en la parte baja del mismo capítulo, el designado John Lindsey conectó doble y la anotación del empate entró en los spikes de Carlos Figueroa. Diablos se despegó del rival en la segunda entrada; Samar Leyva dio rola a la intermedia y el catcher Gabriel Gutiérrez anotó desde tercera en bola ocupada.    

Sultanes dio la vuelta al pizarrón enseguida. Con Sergio Pérez y Agustín Murillo en base, el estadounidense Cory Aldridge se voló la barda del jardín derecho y adelantó a los visitantes en la tercera entrada, 4-2.    

Gutiérrez despachó un palo de vuelta entera en la cuarta y anotó la tercera carrera para los de casa, pero Sergio Pérez adelantó de nuevo a Sultanes en la sexta, con elevado de sacrificio que impulsó a Roberson.    

Diablos estuvo cerca de dar la voltereta en la parte baja de la octava. Lindsey llegó a la inicial por un pelotazo; entró a correr en su lugar Alejandro Ortiz. Enseguida, Mario Valenzuela dio rola a tercera y Ortiz alcanzó la intermedia; con toque de Iván Terrazas se llenó la casa, sin outs en la pizarra. Gutiérrez rodó a tercera para entregar a Ortiz en out forzado en home. Erick Meza produjo la cuarta carrera para los escarlata, con línea al central que remolcó a Valenzuela. Se antojaba la remontada de los locales, pero el cerrador regio Oscar Villarreal dominó a Juan Carlos Gamboa y ponchó después a Ramón Urías; así contuvo el peligro de la octava entrada.      

En el último rollo, Agustín Murillo llegó al pentágono, gracias a un mal tiro de Emmanuel Ávila y García anotó la séptima de los visitantes en wild pitch del cerrador Manny Acosta, quien debutó este domingo con Diablos Rojos con labor de 1.2 entradas, tres hits y dos carreras.  

El pitcher capitalino Marco Quevedo sufrió el primer revés de la campaña, lanzó cinco entradas en las que permitió una decena de imparables, cinco carreras –cuatro limpias–, concedió una base por bolas y ponchó a cinco enemigos, con lo que dejó su efectividad en 3.60.    

César Carrillo firmó la victoria en 2.1 innings de cinco hits, una carrera y dos chocolates. Oscar Villarreal se acreditó el salvamento, segundo del año.    

A partir del martes, en gira por el norte del país, Diablos enfrenta a Vaqueros Laguna y Acereros de Monclova.