El COI abre la puerta al beisbol en Tokio 2020

Algunas reformas planteadas por el Comité Olímpico Internacional podrían abrirle las puertas al beisbol y al softball para la próxima justa olímpica de Tokio 2020 

John Coates, vicepresidente del COI
John Coates, vicepresidente del COI (AP)

Tokio, Japón

La campaña del beisbol y el softball por volver al programa olímpico recibió un impulso el miércoles, cuando los organizadores de los Juegos de Tokio 2020 consideraron cómo podría afectar la agenda de reformas del Comité Olímpico Internacional a la planificación de la cita.

Cerrando el segundo día de reuniones en la capital japonesa, el vicepresidente del COI, John Coates y el jefe del comité organizador Yoshiro Mori hablaron sobre cómo las 40 recomendaciones publicadas el martes dentro del plan de reformas del presidente del COI, Thomas Bach, podrían afectar a la preparación de Tokio 2020.

Las propuestas permitirían a las ciudades anfitrionas proponer la inclusión de una o más pruebas para los juegos, una decisión que abriría la puerta a que el beisbol y el softball fueran incluidos en los juegos de 2020.

El beisbol y el softball estuvieron incluidos en las Olimpiadas entre 1992 y 2008, pero los miembros del COI votaron para retirarlos del programa después de los Juegos de Beijing, en la primera eliminación de deportes desde el polo en 1936.

Más tarde, se vieron sustituidos por el golf y el rugby, que se estrenarán en la cita olímpica en Río 2016.

"En el caso de Japón, incluir el beisbol y el softball sería una gran idea", dijo Mori en una rueda de prensa el miércoles. "Los dos deportes son muy populares en Japón, y tenerlos en el programa sería una gran ventaja".

Las reformas, llamadas "Agenda Olímpica 2020", se someterán a votación ante el COI en pleno en una sesión especial en Mónaco el 8 y 9 de diciembre. Salvo sorpresas, se espera que todas o la mayoría de las recomendaciones queden aprobadas.

Las reformas también podrían permitir a los organizadores de Tokio alterar su plan inicial de tener la mayoría de las sedes en un radio de 8 kilómetros de la Villa Olímpica, una de las piezas clave de la candidatura nipona.

Según las nuevas propuestas, el COI permitiría "la organización de deportes y disciplinas completos fuera de la ciudad anfitriona o, en casos excepcionales, fuera del país anfitrión, especialmente por motivos de geografía y sostenibilidad".

Las preocupaciones por el coste están haciendo a los organizadores de los Juegos japoneses revisar sus planes iniciales para las sedes, y las reformas propuestas por el COI podrían permitirles trasladar algunas pruebas fuera del radio propuesto de 8 kilómetros.

Durante su visita de dos días a Tokio, los miembros de la comisión de coordinación del COI visitaron el Saitama Super Arena, un estadio multiusos de 37.000 asientos situado a una hora al norte de Tokio, y que se ha planteado como una ubicación alternativa para el torneo de baloncesto.

"Fue una gran experiencia cuando fuimos al Saitama Super Arena", dijo Coates. "También somos conscientes de que fue la sede del mundial de baloncesto en 2006 y tuvo mucho éxito".

Coates también sugirió que las primeras rondas de partidos de fútbol y baloncesto podrían celebrarse en ciudades fuera de Tokio.