Boston toma rumbo en la Serie Mundial: 8-1

Fenway Park vivió noche de festejo 'mundial' en el inicio del Clásico de Otoño, donde el equipo 'rojo' colgó el cero hasta la parte alta de la novena

Una vuelta por la Serie Mundial (Juego 1)
Una vuelta por la Serie Mundial (Juego 1) (Foto: Especial)

BOSTON

Dos caras del beisbol muy distintas se vieron en el Fenway Park. Una sólida y que supo poner las cosas para ganar y otra que dio muchos pasos en falso. Eso se transformó en un claro y cómodo triunfo de 8-1 de los Medias Rojas de Boston sobre unos erráticos Cardenales de San Luis.

Después de unos playoffs muy constantes en todas sus áreas, los Cardenales debutaron en este Clásico de Otoño con errores, una mala apertura de su abridor y una noche donde se poncharon 10 veces. Boston, en contraparte, arrancó con la máquina a su máxima velocidad.

Además de verse beneficiados por los pecados del rival, los patirrojos pusieron la bola en juego en los momentos clave para anotar desde el principio, y tuvieron una noche más que inspirada de Jon Lester, quien caminó hasta la octava tanda (dejando el juego con 7.2 entradas de labor) sin aceptar anotación y con ocho chocolates en su cuenta, justo el tipo de inicio que esperaban.

Al bat, David Ortiz y Mike Napoli fueron los cañones más dañinos para los visitantes al terminar con tres empujadas cada uno, mientras Dustin Pedroia siguió con la tendencia del equipo de embasarse y transformarse en carreras, al pisar el home en dos ocasiones.

"No hemos ganado nada todavía, es una gran forma de empezar la serie pero debemos de mantenernos enfocados en lo que queremos", dijo Ortiz al concluir otra gran noche para él en estos playoffs.

CINCO AL HILO

Los Cardenales siguen siendo víctimas de los Red Sox, quienes suman cinco triunfos al hilo sobre ellos en Serie Mundial, luego de ganarles por barrida en el Clásico de Otoño de 2004, y eso se dio luego de ser castigados desde muy temprano.

Tras el correcto cambio en la decisión de los umpires en una jugada en segunda (que inicialmente se marcó out pero que quedó como safe y error del short stop), se dio casa llena con un out y llegó Napoli para dar un mortal doblete que se internó en el callejón del left-center, vaciando la casa y colocando el 3-0 para los patirrojos.

Desde ahí quedó claro que Wainwright no venía en su noche, hecho que se clarificó en el segundo rollo. Ahí, apareció el segundo pecado de los visitantes: una rola a las paradas cortas que pudo significar el segundo out convirtió el ataque de los locales en dos anotaciones más con sencillo de Pedroia y fly de sacrificio de Big Papi.

Un 5-0 aparecía en la histórica pizarra del Fenway Park tras dos innings del Clásico de Otoño, un marcador que aunque para nada era inalcanzable, sí presagiaba una larga noche para los Cardenales. Y todo porque Lester salió en plan intratable. Al cumplirse el primer tercio del duelo, San Luis solo tenía un hit y cuatro ponches en su box score.

Cuando pudieron hacerle daño, una secuencia de pitcheos inteligentes que buscaban provocar un rodado dio resultado. Cardenales tuvo casa llena con uno fuera y David Freese bateó una rola al propio pitcher, quien inició una doble matanza con tiro a home y luego a la inicial.

Pitcheo intratable y defensiva impecable mantuvieron el duelo de un solo lado el resto del encuentro, ya que los pájaros rojos no encontraron la manera de armar una entrada de peligro, y fueron sucumbiendo con Lester, quien fue sacado con dos outs en la octava, recibiendo una gran ovación.

Para hacer más grande la diferencia, todavía los de casa pegaron tres ocasiones más, dos en la séptima con jonrón de dos carreras de Ortiz, y una más en la octava, gracias a elevado de sacrificio de Xander Bogaerts.

San Luis se quitó el cero en su última oportunidad al bat, cuando Matt Holliday pegó jonrón por el jardín central.

"Vamos a venir con la misma actitud de hoy, no pasa nada, todavía tenemos varios juegos por delante y eso lo sabemos", comentó sereno el jardinero Jon Jay, quien entró en la tercera entrada en lugar de Carlos Beltrán, quien salió lastimado.

A pesar de esta mala actuación de los Cardenales, saben que difícilmente se repetirá, y la noche del jueves tienen la oportunidad de emparejar las cosas con su novato sensación en la lomita: Michael Wacha. En contraparte, Boston espera mantener la combinación perfecta: sólido pitcheo, bateo oportuno y defensiva excelsa.