Boston gana 3-1 a San Luis y se pone a uno

Elabridor de los Red Sox trabajó7.2 tandas de cuatro hits y una carrera, y en una noche donde hubo 19 ponches,Boston viaja a su casa a un triunfo del título

Koji Uehara
Koji Uehara (Reuters)

ST. LOUIS, Estados Unidos

Ya huboerrores que se reflejaron en la pizarra, un final con una obstrucción y uno conuna revirada a primera, ayer fue el turno del pitcheo. Jon Lester terminó conlos Cardenales de San Luis en una noche donde fue totalmente indescifrable paralos bateadores locales y donde su defensiva jugó al más alto nivel.

A Lestersolo le pegaron cuatro hits y la carrera que anotó San Luis fue por la vía deljonrón, y con una carrera en el primer rollo y dos anotaciones en la séptimatanda les bastó para echarse a la bolsa el quinto juego de la Serie Mundial,que le dijo adiós a San Luis con una pizarra de 3-1.

Ahoramirando hacia Boston, los Medias Rojas llegan con un David Ortiz imparable,luego de irse de 4-3 con una empujada, pero también, encontró apoyo de sus compañerosen una noche donde el otro abridor, Adam Wainwright, también salió en un plangrande, con 10 ponches en siete tandas, aunque con tres carreras que fueroninalcanzables para los de casa.

“Estamoscontentos de regresar a casa habiendo sacado dos de tres juegos aquí, perotodavía falta el más difícil”, explicó David Ortíz, quien sigue siendo el batmás encendido de los Medias Rojas.

Por suparte, Lester habló de su apertura tan hermética. “Es un gran trabajo el quehace David (Ross, catcher) para saber cómo vamos a dominar al rival. Hoy (ayer)fue una gran noche, me sentí muy fuerte, seguro, y mis pitcheos se estabanmoviendo hacia donde quería”.

Adisfrutar del pitcheo

En elprimer juego de la serie los Medias Rojas le hicieron tres carreras a AdamWainwright en el primer inning, esta vez tampoco se fue limpio. Aunque sacó los3 outs del inning vía ponche, Dustin Pedroia y David Ortiz ligaron dobletespara inmediatamente romper el cero.

Wainwrightsiguió lanzando unos torpedos imbateables para los Medias Rojas, quienesdesfilaron de 1-2-3 en el segundo rollo, y por la misma vía que sus compañerosdel primer inning: el ponche. En el Juego 1, Adam solo ponchó a cuatropatirrojos, ayer con dos entradas lanzadas ya tenía seis chocolates. El tercerrollo también lo retiró en tres rivales.

Como hasido tendencia en la serie, los bats de San Luis han logrado poner la bola enjuego para embasarse, pero no fructificaron sus intentos. En la segunda entradafue porque hubo un doble play para terminar la tanda, y en la tercera, DavidFreese se quedó esperando en la segunda luego de dar hit y avanzar con toque desacrificio.

Parecíaque Jon Lester seguiría intratable en la lomita, al ponchar a su primer rivaldel cuarto rollo, pero Matt Holliday despedazó a Doña Blanca con monstruososwing que se convirtió en el jonrón del empate a uno.

Y quizáCardenales podría haber tenido una gran entrada, pero fue otra de las caras delbéisbol la que desplegó Boston: gran defensiva ante profundo batazo de CarlosBeltrán y una línea de Yadier Molina que cazó con espectacular salto el paradoren corto.

Y máspitcheo

Amboslanzadores siguieron su reinado desde lo más alto del montículo cuando seterminó el segundo tercio del encuentro.

Wainwrighttuvo amenaza de Boston en el quinto inning, pero los dos hombres en base queestuvieron, ahí se quedaron. El sexto rollo lo sacó en tres hombres,concluyendo con su noveno ponche de la noche.

En esemomento, los patirrojos ya acumulaban 151 chocolates en todos los playoffs, lamayor cantidad de ponches que ha sufrido un equipo en la historia de lapostemporada, dejando atrás las 142 K’s que se comieron los Gigantes de SanFrancisco en 2010.

Pero nosolo Adam estaba recetando ponches a diestra y siniestra, a Lester tampoco leencontraban los pitcheos y cerró la sexta con su séptimo enemigo abanicado dela noche. De hecho, ponchó al menos a uno en cada entrada.

Un brazocedió, el otro no

Ante unline up poderoso, el brazo de Adam Wainwright terminó por claudicar. En elfatídico séptimo rollo los visitantes hicieron dos carreras, las quenecesitaban como buen colchón para el último tercio del juego. David Ross diodoblete y Jacoby Ellsbury sencillo con gente en base para que oprimieran elplato Xander Bogaerts y Stephen Drew para el 3-1.

Lester,por su parte, llegó a 11 retirados en fila luego del jonrón que le pegóHolliday, y así colgó un cero por sexta ocasión en la noche.

San Luistuvo hombre en segunda tras doblete de Allen Craig en la octava, pero Lesterretiró a su siguiente rival, y el cerrador Koji Uehara llegó para terminar eltrabajo, tanto en la octava como en la novena.