La noche histórica de Gamboa

Juan Carlos Gamboa completó uno de los hechos más complicados al dar sencillo, doble, triple y jonrón en un mismo

Juan Carlos Gamboa, jugador de los Diablos Rojos
Juan Carlos Gamboa, jugador de los Diablos Rojos (Foto LMB)

Ciudad de México

El miércoles el bat de Juan Carlos Gamboa estaba preparado para dar los cuatro batazos que se pueden conectar en un juego, logrando el famoso ciclo.

Con un doble en la primera entrada, un jonron en la tercera, sencillo en la cuarta y triple en la sexta hizo historia, al ser el segundo pelotero en la presente temporada, y octavo con Diablos Rojos, en alcanzar este hecho.

"Estoy muy contento por este logro. Estoy muy agradecido por vivir esta experiencia", explicó el joven colorado. "Ya había estado cerca pero nunca lo había logrado, me había quedado a sólo un triple y eso hace que todo sea sumamente especial. Sé que entré a un grupo muy especial porque es muy difícil de obtener, afortunadamente se me dieron las cosas ayer para lograrlo".

Gamboa llegó al sexto rollo habiendo dado sencillo, doble y triple, faltándole el triple, considerado el batazo más complicado de conseguir en un duelo. Y Gamboa solo dejó que las cosas sucedieran.

"No me presioné ni me obsesioné, sólo pasé para tener un buen turno. Sabía que podía hacer algo, y cuando pasé por segunda base me dije que tenía que llegar a tercera y lo logré", comentó el infielder.

Juan Carlos es el segundo pelotero esta campaña en batear el ciclo, luego de que Chris Roberson (Monterrey), lo consiguió el 27 de mayo. La campaña anterior solo hubo cuatro toleteros que se metieron a la historia al batear el ciclo: Luis Terrero (Diablos), Alex Valdez (Cd del Carmen), Angel Berroa (Yucatán) y Alan Sánchez (Oaxaca).

Ya con el doble, jonron y sencillo en la bolsa, y tras llegar barrido de cabeza a la tercera base, el logro había sido alcanzado.

"Sentí mucha felicidad y emoción porque era algo grande. Es un sentimiento que no había tenido antes, sentí una vibra muy especial. También estoy muy agradecido con mis compañeros porque todos se dieron un tiempo para felicitarme", explicó Juan Carlos.

A pesar de las múltiples felicitaciones que recibió, hubo una q fue totalmente distinta y especial.

"La que más me marcó fue la felicitación que me dio Ty Gainey, porque de niño iba mucho al estadio Emilio Ibarra en Los Mochis a ver a Gainey porque lo admiraba, y que ahora él me haya felicitado y me haya pedido que me tomara una foto, fue más especial", explicó.

Tras completar la hazaña, el Haper recibió la pelota y ya forma parte de su colección, donde tiene las esféricas de su primer hit en Liga del Pacífico y la Liga de Verano, así como la su primer jonron en LMP.

"Ya tengo una bola más en mi pequeño Salón de la Fama", sentenció.