Barco pirata, con mejor armamento en la LMB

Campeche se reforzó a la ofensiva para ser contendiente, toda vez que su ataque se quedó corto en los playoffs de 2014


Piratas de Campeche
Piratas de Campeche (Cortesía Piratas de Campeche )

Ciudad de México

Tener el mejor pitcheo en LMB te puede ayudar a calificar a playoffs, pero no puede hacer todo lo que se necesita para ganar y avanzar en esta etapa. Los Piratas de Campeche tuvieron pitcheo en el 2014, pero su bateo no se mantuvo a la altura y eso les costó.

Los filibusteros presumieron un PCL de 3.86, nadie mejor que ellos en esta estadística, y fue eso lo que al final terminó por llevarlos a la postemporada como el tercer mejor sembrado del Sur, aunque con un récord regular: 56-53.

Ya en los playoffs su rival de primera ronda fue Pericos de Puebla, y aunque fue una serie pareja que requirió de siete encuentros, la ofensiva campechana se quedó corta y fueron eliminados.

“Lo que nos hizo falta en los playoffs fue mejor bateo. Se hizo hasta el último esfuerzo para que el equipo pudiera avanzar a la final de la Zona Sur, pero al final no se dio porque el bateo se vio limitado, además de que no se aprovechó la condición de local”, comentó Jorge Carlos Hurtado, presidente adjunto de los Piratas.

Entre los refuerzos al ataque están Dave Sappelt, Gerónimo Gil y Blake Gailen, un trío que aportará diversas caras al pararse en la caja de bateo. Gil, además de colaborar a la ofensiva, será un gran aliado para que los pitchers sean más venenosos cuando esté detrás del plato.

El cuerpo de lanzadores tuvo cinco abridores con siete o más victorias, destacando las 11 de Héctor Velázquez y 10 de Rolando Valdez, así como nueve de Francisco Campos, es a partir de ese grupo, así como del foráneo Evan MacLane, desde donde edificaron un grupo que apenas permitió 472 carreras, 26 menos que el segundo lugar (Ciudad del Carmen).

El regreso de esos brazos le da margen de maniobra al mánager Dan Firova, quien tendrá en el recién llegado Osiris Matos a su cerrador.