Azulejos, campeones divisionales tras 22 años

La División Este de la Liga Americana fue para el equipo de Toronto, algo que no conseguían desde 1993

Toronto Blue Jays así festejó su corona
Toronto Blue Jays así festejó su corona (AP)

BALTIMORE

Los Azulejos gritaron, se abrazaron y saltaron alrededor del montículo. Luego, recordaron que en unos minutos tenían que disputar un segundo juego.

Aunque lo perdieron, ello no apagó en absoluto su alegría.

Por primera vez en 22 años, Toronto conquistó el título de la División Este de la Liga Americana, al apabullar el miércoles 15-2 a los Orioles de Baltimore en el encuentro inicial de una doble cartelera. En el segundo encuentro, los Orioles se impusieron por 8-1.

Con el título, los Azulejos coronaron un desempeño asombroso observado durante los últimos dos meses.

El 29 de julio, Toronto marchaba en el cuarto puesto de la división, con una foja de 50-51, a ocho juegos de los Yanquis. Reforzados con las adquisiciones de David Price, Troy Tulowitzki, Ben Revere, LaTroy Hawkins y mark Lowe, los Azulejos ganaron 42 de sus 56 encuentros siguientes, superando a los rivales por 342 carreras contra 200.

Pusieron fin a la mayor sequía de una franquicia sin postemporada el 26 de septiembre, cuando aseguraron al menos el boleto de comodín.

Toronto llegó a esta doble cartelera con la necesidad de conseguir un solo triunfo para dejar sin posibilidades a los Yanquis de Nueva York y para conseguir su primer cetro desde 1993.

El suspenso se disipó muy pronto, pues los Azulejos tomaron una ventaja de 4-0 en el cuarto inning, antes de anotar cuatro carreras sucias en el quinto.

Los episodios restantes fueron un mero trámite, previo a una celebración que había esperado más de dos décadas. Había cientos de fanáticos vestidos de azul entre el escaso público que concurrió a un encuentro que se había pospuesto el martes por la lluvia.

"Jugamos de visitantes, pero nos sentimos como en casa", dijo Marcus Stroman, quien ganó el primer encuentro con una labor destacada de ocho innings.

La cueva de Toronto se vació cuando cayó el último out. Los peloteros saltaron sin parar, concentrados entre el montículo y la línea de la antesala.

Dado que debían disputar un segundo encuentro, los Azulejos optaron por posponer el resto de la celebración hasta la noche. Después de aguardar tantos años para un brindis por el banderín divisional, unas horas más no importaban.

"Tenemos 30 minutos entre ambos juegos, así que hay que serenarnos muy pronto", dijo Stroman.

Stroman (4-0) toleró una carrera y cinco hits en ocho entradas. Cumplió su cuarta apertura desde que se recuperó de una cirugía en la rodilla izquierda.

En su labor, Stroman ponchó a ocho rivales y entregó un par de boletos.

El dominicano José Bautista llegó a 40 jonrones, y su compatriota Edwin Encarnación arribó a 37. Justin Smoak aportó otro vuelacerca a la causa de Toronto.

La derrota fue a la cuenta del mexicano Miguel González (9-2). El "Mariachi" obsequió tres pasaportes y permitió cuatro carreras en tres innings y dos tercios.

En el segundo encuentro, Baltimore se impuso con dos cuadrangulares de Chris Davis, quien llegó a 45 en la campaña, la mejor cifra en las Grandes Ligas.

Manny Machado disparó su 31er jonrón, frente a Ryan Tepera (0-2), para producir la primera carrera en el séptimo capítulo.

Kevin Gausman (4-7) recetó 10 ponches, la mejor estadística de su carrera, en una faena de ocho innings contra una alineación conformada casi totalmente por sustitutos. El abridor de Toronto, R.A. Dickey, lanzó cinco entradas en su última aparición antes de los playoffs.

En el primer juego, por los Azulejos, los dominicanos Bautista de 4-1 con una anotada y dos producidas, Encarnación de 4-2 con tres anotadas y dos impulsadas.

Por los Orioles, el venezolano Gerardo Parra de 3-1. El cubano Dariel Álvarez de 1-0. El dominicano Jimmy Paredes de 1-0.

En el segundo duelo, por los Azulejos, el venezolano Ezequiel Carrera de 3-1.

Por los Orioles, el venezolano Parra de 4-0.