"Somos una realidad": Andrew McCutchen

El jardinero central de los Piratos de Pittsbugh expresó que, tras tener dos buenas campañas, quieren confirmarse para el 2015 donde esperan meterse a la postemnporada

Andrew McCutchen, pelotero de los Pittsburgh Pirates
Andrew McCutchen, pelotero de los Pittsburgh Pirates (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Por primera vez en ocho años, Andrew McCutchen tiene el pelo corto. Y por primavera vez en 22 años, los Piratas de Pittsburgh alardean de dos postemporadas consecutivas.

Apartando el asunto cosmético de que McCutchen ya no tiene sus largas rastas, 2015 presenta al equipo firmemente establecido en la dimensión de legítimo candidato, en vez de hazmerreír.

Ahora, los Piratas pretenden que una tercera clasificación a los playoffs no sea tan fugaz. El objetivo apunta a conquistar el banderín de la División Central de la Liga Nacional para no quedar expuestos a un partido de vida o muerte.

Pittsburgh ratificó que su avance a los playoffs en 2013 no fue obra de la casualidad al repetir en la postemporada de 2014. Pero su ilusión fue fulminada por la primera obra maestra de Madison Bumgarner en el otoño, al sucumbir ante los Gigantes de San Francisco en el duelo de wildcards.

"Hubiera sido fácil decir que lo de 2013 fue un accidente y que solo tuvimos suerte", comentó McCutchen, el jardinero central que por segundo año consecutivo figuró entre los tres más votados por el premio al Jugador Más Valioso. "Pero pudimos repetir en 2014. Sabemos que somos una realidad. Y la competencia ya sabe que no pueden venir (creyendo), 'bien, vamos a vencer a los Piratas'. Ese equipo dejó de existir".

El pase a los playoffs de los Piratas obedeció a su sensacional impulso en septiembre, con un récord 17-9. Eso les permitió llevarse el wildcard y dejar fuera de octubre a los Cerveceros de Milwaukee, que fueron la otra cara de la moneda con foja de 9-17 en septiembre tras liderar la Central en los cinco meses previos.

Si quieren bajar a los Cardenales de San Luis del pedestal de la Central, será primordial obtener mejores resultados frente a sus rivales de división.

Mientras tenían a los Cachorros de Chicago como piñata (14-5), el saldo ante los demás fue adverso, dominados por los Cardenales (8-11), los Cerveceros (7-12) y los Rojos de Cincinnati (7-12). Con los Cachorros en alza, la división promete ser una de las más parejas de las mayores.