El Águila veracruzana tiene trabajo por hacer

Veracruz no estuvo en playoffs en 2014 porque su ofensiva perdió fuerza; el pitcheo volverá a ser la base de su juego.


Águilas de Veracruz, de la Liga Mexicana de Beisbol
Águilas de Veracruz, de la Liga Mexicana de Beisbol (Cortesía Águilas de Veracruz )

Ciudad de México

Parece que el camino del Águila de Veracruz perdió la inercia positiva y ha ido en caída, algo que quieren detener. Después de ser campeones en el 2012, perdieron la Final del Sur en 2013 y no calificaron a playoffs en el 2014, eso prendió los focos rojos en la directiva jarocha.

La falta de un equilibrio es peligrosa. Aunque por jugar en la Zona Sur, con 57 duelos en Veracruz al nivel del mar, el pitcheo es el que lleva de la mano al equipo, el mal año de su artillería jaló a todo el equipo.

El 4.18 que presentó el staff de lanzadores (el cuarto mejor de LMB) poco pudo hacer para contrarrestar al peor ataque colectivo (.267), y así, con un 52-60 como récord global, se quedaron fuera de la fiesta.

José Piña (10 ganados), Edward Valdez (ocho) y Manuel Flores (ocho) encabezaron la rotación abridora donde Tomás Solís fue extrañado como protagonista al tener un 4-8, pero con ese grupo de regreso, el trabajo está enfocado en las entradas finales.

“Tenemos con qué hacer carreras, vamos a hacer jugadas y vamos a fabricarlas, pero hemos puesto mucha atención el pitcheo. El beisbol moderno te pide tener bien protegidas las entradas siete, ocho y nueve y nosotros lo haremos así. Tenemos la gente indicada”, explicó el mánager del equipo, Héctor Estrada.

El año pasado Jesús Pirela fue el cerrador, pero este año los encargados de sostener al bullpen son Esmailin Caridad, Víctor Marte, Marcos Tabata y Tony Guerra.

En el ataque, Jeremías Pineda llega a la LMB para ser un revulsivo por la velocidad que tiene, buscando colaborar a un line up donde los tres mejores bats del 2014 (Alex Cabrera, Dave Sappelt y Serafín Rodríguez) ya no está, lo que deja a Humberto Sosa, José Guadalupe Chávez, Humberto Castro e Issmael Salas como los encargados de cargar el ataque.