Se inspiran con el ejemplo de Adrián González

El primera base de los Dodgers de Los Ángeles estuvo en México y se dio tiempo para dar una charla a estudiantes;también habló de sus deseos para la siguiente temporada

Adrián González, primera base de los Dodgers
Adrián González, primera base de los Dodgers (AP)

Ciudad de México

Adrián quiere que su visita inspire a los jóvenes. Por retrasos de vuelo no pudo estar presente el jueves para recoger su Premio Nacional de Deportes, pero ayer, además de una gira por los medios de comunicación, guardó unas horas para una charla motivacional a los alumnos del Colegio de Bachilleres, plantel 20.

El primera base de los Dodgers de Los Ángeles explicó que aunque es discutido si es mexicoamericano, su país por elección es México y a pesar de una agenda apretada dedicó tiempo para motivar a los alumnos de nivel medio-superior.

"Tuvimos un contratiempo saliendo de Los Ángeles, salimos una hora y media más tarde de lo programado", dijo González, excusándose por no haber llegado a las ceremonias del PND.

Adrián se encuentra en una especie de pausa de sus obligaciones con el club angelino, que el ciclo pasado tuvo la nómina más cara de las Ligas Mayores, y a pesar de su costoso plantel fue eliminado en el sexto juego de la Serie Divisional de la Liga Nacional por los Cardenales de San Luis, extendiendo a 25 años la racha angelina sin acceder a una Serie Mundial.

"No hay día que no piense en lo que hicimos mal, pero eso mismo deja todo para prepararme para el próximo año sí llegamos a esa etapa".

Y es que el sonriente y carismático primera base recalcó que su sueño dorado es llegar a la Serie Mundial y ganarla. "No hay más ahorita, ese es mi sueño".

Incluso, durante su discurso, cuando uno de los jóvenes se acercó a hacerle una pregunta, en concreto: "¿cuál ha sido el juego más importante de tu vida?", sin rememorar algún pasaje en ligas pequeñas digno de largometraje hollywoodense,

Adrián contestó: "cualquiera de los playoffs, esos son los más importantes, en donde todo está a prueba", dijo el toletero de 32 años.

"Todo lo demás no es tan importante como ganar un campeonato, ojalá algún día se dé, que sea en 2015, la preparación siempre va a estar allí para ayudar al equipo

y llegar a esa meta final".

González esquivaba preguntas directas sobre la próxima campaña, como dejando claro que éste no era un viaje de trabajo y su intención era disfrutar su estancia en México con sus fans.

"Estamos en un proceso en el cual la nueva directiva está viendo cómo mejorar al equipo y veremos cómo lucirá en febrero", resaltó González, quien se abstuvo de opinar sobre el nuevo presidente de operaciones, Andrew Friedman, y el anunciado nuevo rumbo de la franquicia, que buscará desarrollar el talento el próximo ciclo en lugar de abrir la billetera y perseguir fichajes costosos que no han redituado al momento. Señaló que regresará a Los Ángeles este domingo.

EL BEISBOL LO MUEVE

"He pasado por dos operaciones serias, una de la muñeca y otra de hombro, y esos momentos han sido difíciles, y la única cosa que puedes hacer es seguir luchando, seguir peleando", dijo el zurdo.

Ante alumnos y deportistas con capacidades distintas, González contó anécdotas de su infancia para un público atento que celebraba cada momento con su ídolo en los diamantes.

Adrián fue claro al afirmar al auditorio que su fe en el deporte siempre lo sacó a flote y cómo, aunque encontró en el beisbol un camino que lo perfiló a la cima, su deseo más grande era convertirse en ingeniero mecánico.

En presencia de su padre, David, quien egresó del plantel Del Valle de la institución, explicó cómo siente una deuda con la juventud de México y piensa colaborar para formar generaciones que practiquen deportes.

Luego del evento, González posó para fotos, firmó autógrafos y memorabilia ante un grupo nutrido de estudiantes que no lo quería dejar ir.

"La esperanza era darles una plática de motivación y compartir un tiempo con ellos, más que nada decirles que siempre estamos aquí para apoyarlos", finalizó El Titán.