Adrián González, sin tiempo para descansar

El primera base mexicano completó una de sus mejores temporadas dentro de Grandes Ligas, y ya se encuentra trabajando para la siguiente, aunque faltan cinco meses para que los Dodgers vuelvan al campo

Adrián González
Adrián González (MLB )

CIUDAD DE MÉXICO

Ser el campeón de carreras producidas de la temporada y ganar el Guante de Oro por su defensiva podrían ser su cientes credenciales para tomarse con calma la preparación para la temporada 2015, y aunque la de 2014 concluyó apenas semanas atrás, el trabajo ya empezó.

El mexicano Adrián González arrancó su preparación para el siguiente calendario apenas días después de que los Dodgers de Los Ángeles fueron eliminados por los Cardenales de San Luis.

Adrián no vio más beisbol después de caer en la Serie Divisional, ni siquiera la Serie Mundial donde se coronaron sus rivales de pelotón, los Gigantes de San Francisco, El Titán se enfocó en responder a la nominación de ser uno de los peloteros más completos de MLB.

“Al terminar la temporada solo me tomé unos días para descansar y empecé a trabajar de nuevo, porque no me gusta quedarme sentado en el sillón sin hacer nada. El descanso prolongado no ayuda, te perjudica mucho, así que me puse a laborar pronnto para empezar la preparación rumbo al próximo año”, comentó el mexicano vía telefónica desde el Dodger Stadium.

"Un anillo de la Serie Mundial es la razón por la que jugamos, lo más importante” 


González y su familia se acaban de mudar recientemente a Los Ángeles, ya que su trabajo de preparación lo desempeña en las instalaciones de los Dodgers.

“Este invierno lo tengo planeado desde antes de terminar la temporada, que es boxear dos días a la semana y hacer preparación física de tres a cuatro veces en el estadio”, explicó el toletero zurdo.

“La forma en que voy a ir entrenando va a ir cambiando conforme vaya pasando el invierno. Ahorita es más músculo para que empezando el año próximo sea más agilidad a fin de estar preparado para la pretemporada. Si puedo hacer todo lo que tengo planeado, sé que tendré un gran año”.

Y es que no solo él espera mantener o mejorar sus números de 2014, sino el equipo y los aficionados angelinos, quienes vieron que la nómina más alta de todas las Ligas Mayores apenas les alcanzó para ganar un juego de playo s, luego de haber sido campeones de la División Oeste.

“Lo que nos faltó fue jugar mejor San Luis destacó más en esa serie, y así nos ganaron. Sabíamos que podíamos vencerlos, pero el beisbol que jugamos no era el necesario para superar a un equipo así. Eso nos dejó muy decepcionados, porque sentíamos que podíamos hacer grandes cosas; sin embargo, tenemos mucha hambre para lo que vamos a hacer el próximo año”, dijo el mexicano.

Títulos y premios

En su temporada 11 en Grandes Ligas, El Titán compiló uno de los años más completos en su carrera, que se vieron re ejados en cuatro reconocimientos: el campeón de carreras producidas, el Guante de Oro de la Nacional, el Bat de Plata y el Premio Nacional de Deportes como deportista profesional.

Aunque no alcanzó ni rebasó su marca en algunas estadísticas como hits conectados, carreras producidas o bases por bolas, sus números globales fueron productivos y dejaron al tricolor más satisfecho que en otros años.

“En el aspecto de los números no creo (que haya sido mi mejor año), porque en 2011 con Boston me fue mejor. Terminé como el líder de hits conectados, di más de 40 dobles, 117 producidas, mi porcentaje de embasarme fue más alto, así que por esa parte no creo que haya sido mejor, quizá el segundo o tercero”, explicó el bateador zurdo. 

“Pero por lo que se pudo hacer en términos globales, avanzando a playo s, ganando la división, siendo el líder productor y ganando el Guante de Oro, en esa parte sí fue uno de los mejores que he vivido”, agregó.

De forma discreta Adrián se mantuvo entre los toleteros más productivos de la Gran Carpa, y gracias a que en el último mes de la temporada mandó a 25 compañeros al plato, terminó como el bat más productivo con 116 remolcadas.

A la ofensiva sus números fueron completados con 163 hits en 591 turnos, 83 carreras anotadas, 41 dobles, 27 jonrones y 56 pasaportes negociados, compilando un .276 de porcentaje de bateo.

Pero ese fue solo una parte del aporte a la novena californiana. Con su guante se convirtió en el mejor primera base defensivo de la Liga Nacional, ya que su porcentaje de ldeo fue de .996, al solo cometer seis errores en mil 442 intervenciones defensivas.

“Este año me sentí más cómodo y mejor porque el pasado estuve jugando más de un mes con un músculo del cuello lastimado y eso no me dejaba agacharme bien, no podía jugar a la defensiva como puedo tanto por arriba como por abajo. En ese tiempo que estuve lastimado cometí la mayoría de los errores, también se me hicieron algunos hábitos negativos que me llevaron a no jugar bien”, explicó. 

“Esta temporada sentí que jugué una de mis mejores campañas en el aspecto defensivo. Los errores que tuve los considero agresivos y esos sí son aceptables, porque no forman parte de los que se dan en jugadas fáciles o elementales, y por ello estoy muy contento con lo que pude hacer a la defensiva y el tener otro Guante de Oro es una gran motivación”.

Pero los reconocimientos no terminan ahí. Gracias a su desempeño, fue nominado por la Federación Mexicana de Beisbol como candidato al Premio Nacional de Deportes en la categoría de deportista profesional, compitiendo por ese galardón con el futbolista Rafael Márquez.

Después de llevarse a cabo la votación, El Titán fue el ganador de forma unánime.

“Cuando vi que era entre Rafa y yo pelear el premio en un año donde hubo Mundial, lo veía difícil. Si lo hubiera ganado él no me hubiera decepcionado, porque es un gran atleta, pero las cosas se nos dieron a nosotros en la votación y ahí estaré para recibir el premio”, reconoció.

“Me siento muy contento por haberlo obtenido y agradecido con toda la gente que votó para que lo obtuviera”, añadió.

—¿Cambiaría los premios que ha obtenido por ganar el Clásico de Otoño? 

—Un anillo de la Serie Mundial es la razón por la que jugamos, es lo más importante para nosotros, pero los premios que me han otorgado son sumamente especiales y no es algo que pueda o quiera decir ‘cambio éste por éste’”.

González aseguró su presencia en la entrega del Premio Nacional de Deportes el 1 de diciembre en la residencia oficial de Los Pinos, ya que estos reconocimientos son claves para él.

“Lo más importante es tomarlo como una motivación para seguir trabajando duro y siendo un ejemplo, y sí pienso que se pueda dar otra vez el ganar este premio”.