¿A dónde va Kevin Durant?

La respuesta a esa pregunta amenaza con alterar el equilibrio de la NBA en los próximos años y el delantero la tomará esta mañana

Kevin Durant
Kevin Durant (AP)

La Afición

Es probable que Kevin Durant elija permanecer en el Thunder de Oklahoma City, después de todo, la franquicia con la que ha pasado los primeros nueve años de su carrera tuvo dos oportunidades de exponer a él su plan para el futuro; decirle que aunque perdieron a Serge Ibaka en la agencia libre, sumaron a Victor Oladipo y que en las finales del Oeste llegaron a tener 3-1 a los poderosos Warriors de Golden State.

En teoría OKC está a un paso del campeonato, pero luego viene el hecho de que ya van muchos años sin poder dar el paso final hacia su primer título de NBA, ya ha sido cuatro veces el líder anotador de la Liga y una vez su MVP y su tiempo con el Thunder parece haberse agotado.

Luego llegó la noticia de que los Warriors de 73 victorias en 20015-16 le ofrecen unirse al dos veces MVP Stephen Curry en la postración de la NBA y Durant prestó atención, los de la Bahía son el candidato más fuerte para aterrizar a Kevin, si es que éste decide irse.

Pero también está el ofrecimiento de los Spurs de San Antonio, que con Kawhi Leonard el Defensivo del Año y LaMarcus Aldridge tienen asegurado competir los próximos cinco años, y que sutilmente no han recibido anuncios de que Tim Duncan no regresará y Manu Ginóbili, el otro gran veterano, ya dijo que volverá para una última oportunidad, quizá con Kevin en el proyecto. Kevin nunca ha tenido un coach como Gregg Popovich, la perspectiva para Kevin es deslumbrante en San Antonio.

Otros equipos se deshicieron en ofrecimientos posibles el gran Jerry West hizo uno desesperado para llevarlo a las redes de Golden State, a otros Durant les dijo cortesmente que no estaba interesado, como a los Wizards de Washington, que pretendían utilizar la carta de localía (Kevin nació en Washington), para convencerlo de ir a la capital, incluso contrataron a su ex coach Scott Brooks. Pero la verdad es que aunque hubieran convencido a Barack Obama de hacer un pitch a favor de la ciudad del Capitolio, Durant no los iba a elegir.

Los Clippers presentaron un gran proyecto ante sus ojos, "el ya merito" de la NBA, pero Durant tal vez jamás pretendió dejar OKC y solo quería ver qué tanto la Liga lo aprecia. Porque también está el problema de que el Thunder desde hace dos campañas ya no parece su equipo, sino el de Russell Westbrook y eso lo inquieta.

Pero de la misma forma, la pasada campaña ambos jugadores de elite hicieron a un lado esas suposiciones y casi ponen a Oklahoma City en las Finales, luego de haber descifrado el puzzle de Golden State, algo que nadie pudo hacer durante dos años, en definitiva el equipo que ya está armado para su triunfo es OKC.

De esa falta de legado se aprovecharon los Celtics de Boston para hacer su reclutamiento, sumando al ídolo deportivo de Kevin, Tom Brady y a Julian Edelman y a David Ortiz, para llevar a Durant a un pasto verde en donde sería el líder absoluto, la idea del legado, de jugar ante el enfant terrible de los coaches, Brad Stevens y de formar parte del grupo que lleve el título 18 a la franquicia, todo eso es seductor, pero puede ser una trampa.

Incluso Boston consiguió al all-star Al Horford para demostrarle que hay futuro y le vendió un futuro Big Three en una Conferencia Este donde no se desangran los equipos para llegar a las Finales y donde el único escollo a la vista es LeBron James, pero vaya escollo.

Tal parece que ni eso será suficiente. Durant tiene el balón en sus manos y hoy dará a conocer su decisión y de ésta depende el equilibrio de poder de la NBA.