Dudoso que Tim Duncan regrese para otra campaña

Al parecer la última temporada de Kobe Bryant también será la del hombre que redefinió la posición de delantero de poder

Ciudad de México

Esta noche Tim Duncan jugará su partido número 250 en los playoffs, pero lo hace apenas unos días después de que tuviera el primer partido de su carrera de 19 años en postemporada sin marcar un solo tanto.

Durante todo el ciclo 2015-16, el coach Gregg Popovich no escatimó el descanso para su bastión defensivo y líder indiscutible en cinco títulos, lo dejó en 1,536 minutos jugados, y solo lo dejó participar en 61 partidos, ambos sus registros más bajos de carrera. Popovich de hecho no permitió que Duncan jugara en partidos en días consecutivos y aún así el equipo finalizó con 67 victorias, su máximo número de triunfos para una campaña.


El entrenador que ha llevado a su conjunto a 19 campañas seguidas en playoffs, expresó el lunes que de no ser por la gran adaptación de LaMarcus Aldridge al complejo sistema de los Spurs, el equipo no tendría tantas aspiraciones. Aldridge arrolló a su competencia en los primeros dos juegos de la serie ante Oklahoma City, anotando 38 y 41 tantos respectivamente, pero luego, en los Juegos 3 y 4, solo pudo marcar 24 y 21.

Y en esos encuentros, el coach Pop limitó a Duncan, insertado en el cuadro titular, a 21 y a 27 minutos, con producciones de 8 y 2 tantos en cada uno de esos enfrentamientos. La gran y quizá triste realidad es que el cuadro alto de Oklahoma City le está costando la serie a los Spurs, quienes no tienen cómo detener o limitar la capacidad física atlética del Thunder.

Parte es el talento para anotar triples de Serge Ibaka, que en los dos juegos ha hundido seis de esos disparos y revela en esa estrategia del coach Billy Donovan de OKC, que Duncan ya no tiene la capacidad de seguir a su hombre a la línea de tres, y en el campo, la capacidad atlética del Thunder está ganando la batalla, con esa tripleta de delanteros del cuadro titular de los de Oklahoma: Ibaka, Steven Adams y el mismo Kevin Durant.

Lo que trataba evitar el coach Pop se está haciendo realidad en esta serie en que ya el Thunder empató la serie a dos por bando: los Spurs lucen viejos y lentos, los dos relevos de lujo desde la banca, Kevin Martin y Andre Miller, solo resultarían en una debilidad si Popovich les da minutos.


Es donde el banqueo de Duncan en el cuarto periodo del Juego 4 permitió que Spurs regresara para casi ganar, pero a largo plazo, en realidad San Antonio está colocando un dique utilizando la habilidad y rapidez de Aldridge y Kawhi Leonard, no se sabe cuánto tiempo más puedan aguantar la presión del río joven.

No se sabe si esta noche Duncan siquiera será titular o si lo será solo para pagarle respeto a la leyenda y luego sacarlo discretamente de la duela pocos minutos después. Parece que el final de una de las carreras más inspiradoras en veinte años, es ahora sí impostergable.