Unos playoffs inolvidables

Tres partidos ganados en días consecutivos por un tiro en el último segundo y Chris Paul quizá terminando la dinastía de los Spurs de San Antonio; es la emoción de la postemporada de NBA

Derrick Rose fue el héroe de la noche
Derrick Rose fue el héroe de la noche (AFP )

Ciudad de México

Comenzó con la serie entre Spurs de San Antonio y Clippers de Los Ángeles, que se definió en 7 partidos con un difícil disparo sin ángulo de Chris Paul contra el tablero.

El momento más memorable de la primera ronda entonces se pasó a las semifinales de conferencia en donde tres partidos de tres series distintas se han definido con un disparo de último segundo.

Lo de Chris Paul parece de otro nivel, pues anotó un tiro de grado de dificultad extremo, con Tim Duncan encima y lo encestó contra el tablero, saltando sobre la pierna izquierda luego de tener una lesión en el tendón de la corva de esa misma pierna


Tras el doble, los Spurs tuvieron tiempo para una plegaria que no fue escuchada y los Clippers avanzaron a las semifinales. Esa serie ya es considerada en los anales NBA como una de las más emocionantes de primera ronda en toda la historia y es que para muchos analistas, esos equipos en realidad debieron enfrentarse en la final de conferencia y los Clippers tuvieron una suerte de bautizo de sangre que ahora los pone como favoritos al título NBA, por lo que el disparo de Paul puede pasar a la historia por más de una razón.

Pero el drama y la emoción no ha decrecido en la segunda ronda. Comenzando el viernes, el aficionado NBA vivió tres días consecutivos de definiciones de último segundo.

Ya en la ronda de semis, el primer momento impactante se dio cuando Derrick Rose ganó el Juego 3 de la serie de Chicago ante los Cavaliers de Cleveland por medio de un triple. Fue un momento mágico, pues Derrick, que juega sus primeros playoffs en casi 3 años por causa de lesiones y cuya salud ha sido la razón por la que los Bulls han encallado en sus años de ausencia, lo hizo ante el público de su ciudad natal, demostrando que el MVP de la campaña 2010-11 tiene todavía esa clase de gestas en su repertorio.

Al día siguiente, en otra serie, la de los Wizards de Washington frente a los Hawks de Atlanta, Paul Pierce rescató a los Wizards de un colapso. Los de la ciudad capital de Estados Unidos ganaban por 21 puntos con algo más de 7 minutos por jugar en el cuarto parcial y por increíble que parezca los Hawks empataron con los reservas. Con su público a punto de presenciar un posible ridículo, el veterano de 37 años recibió el balón y sobre la marca de tres jugadores clavó un doble para darle victoria a Washington 2-1.

Pero no era todo. El domingo, en el Juego 4 de la serie entre Chicago y Cleveland, LeBron James tuvo un poco de retribución al triunfo de Rose por medio de su triple milagroso, al ganar el partido por medio de un tiro de media distancia desde el ala izquierda sobre la buena marca de Jimmy Butler.

El disparo de del cuatro veces MVP empató la brutal y física serie entre esos dos rivales divisionales a 2-2, devolviéndole la codiciada ventaja de local a los Cavaliers, que perdieron su preciada localía tras caer en el primer juego de la serie ante los de Illinois.