Hawks contiene a los Nets y se adelanta en la serie

Atlanta se puso 2-0 en su compromiso de primera ronda de playoffs (Conferencia Este) al vencer a Brooklyn 96-91

Jarrett Jack, Bojan Bogdanovic  y Brook López, de los Nets
Jarrett Jack, Bojan Bogdanovic y Brook López, de los Nets (AFP)

Atlanta

Paul Millsap respondió todas esas dudas sobre su hombro y Al Horford no permitió que un dedo dislocado lo frenara.

Millsap 19 puntos y el dominicano Horford terminó con 14 puntos y 13 rebotes para que los Hawks de Atlanta volvieran a sobrevivir a un duelo más reñido de lo esperado, al vencer 96-91 a los Nets de Brooklyn y tomar ventaja de 2-0 en su serie de playoffs de la Conferencia del Este.

Tras desperdiciar una ventaja de 12 puntos, los Hawks se pusieron abajo antes del descanso, y pasaron el resto del partido batallando para liquidar a los Nets, octavo lugar de la conferencia.

"Estábamos jugando al límite", comentó el dominicano

Todo se decidió al final. Deron Williams falló un disparo de cinco metros completamente abierto, que hubiera empatado la pizarra a 10 segundos del final. Kyle Korver consiguió el rebote, recibió falta y logró los dos tiros libres que aseguraron la victoria de Atlanta.

Korver colaboró con 17 puntos, encestando tres triples. Pero en total, los Hawks apenas consiguieron el 39% de sus tiros al aro.

"Nos sentimos afortunado de haber hecho apenas las jugadas suficientes", dijo el técnico de Atlanta, Mike Budenholzer, quien antes del juego recibió el premio como el Entrenador del Año en la NBA.

La serie al mejor de siete se traslada a Brooklyn para los siguientes dos encuentros. El tercer juego será el sábado.

"No todo está perdido. Seguimos con la confianza en alto", dijo el escolta de los Nets, Jarrett Jack.

Millsap, quien se perdió cinco partidos al final de la temporada con molestias en el hombro derecho, se deshizo de una protección que sentía le restringía su movilidad a la hora de disparar. Respondió al encestar siete de 11 intentos al aro.

Los Hawks anunciaron durante el partido un acuerdo de venta del equipo a un grupo comandado por el multimillonario empresario, Anthony Ressler, por un total de 850 millones de dólares.