¿Cúal número, Mamba?

Luego que se retire, en abril, Kobe Bryant deberá elegir si es el 8 o el 24 el que formará parte de las leyendas de los Lakers 

Kobe Bryant
Kobe Bryant (La Afición )

CIUDAD DE MÉXICO

Kobe Bryant conquistó tres títulos de la NBA con el jersey 8 y dos más con el 24, pero cuando llegue el momento de retirar su número, pasada esta temporada, vigésima y última en la NBA, deberá elegir qué número significa más para él.

Kobe Bean Bryant ganó el concurso de clavadas de 1997 imitando una clavada de Isaiah Rider con el número 8, y formó parte del último Threepeat (tricampeonato) que se ha inscrito en la historia cuando ganó junto a Phil Jackson y Shaquille O'Neal los títulos de 2000 a 2002, pero contrario a lo que podría pensarse, son tres anillos que durante una década se ha dicho que podrían no contar dentro de su palmarés, siendo que Kobe, a pesar de que promedio 23.8 puntos por juego, en realidad no era el líder de ese equipo, tal honor corresponde a O'Neal (tres trofeos de MVP de Finales y uno del Más Valioso de la Liga).

Como cuando Michael Jordan regresó a la NBA tras su primer retiro con el número 45, Bryant elaboró una estrategia parecida para simular un renacimiento como jugador y como persona.

Adoptó el número 24, algunos dicen porque ahora era tres veces más letal (3x8=24) y algunos otros porque el nativo de Filadelfia siempre encontró inspiración en ser el antagonista, y cuando la prensa más le decía que jamás sería como Michael Jordan, él contestó con el número 24, que de hecho es un número más que el 23 de MJ.

Ese momento se va contar como el instante en que en verdad se convirtió en una leyenda de la NBA, pues sus detractores (a los que Bryant siempre ha gustado importunar) señalaban, con cierta razón, que un jugador como él, que privilegiaba su tiro al aro antes que el de sus compañeros, no iba a obtener más títulos.

Bryant usó eso como motivación, en 2007-08 recibió su primer y único galardón como el Más Valioso de la Liga, cuando promedió 28.3 puntos, 6.3 rebotes, 5.4 asistencias y 1.8 robos por juego. El segundo título vendría en la revancha contra Boston en la campaña 2009-10, una encarnizada batalla de siete encuentros en que Bryant se puso el equipo al hombro.

Black Mamba finalizó como MVP de las Finales y obtuvo el quinto título. Su objetivo de vida, superar los seis de Michael, jamás se cumplió. Al siguiente año, los Lakers, en busca de su cuarta Final en fila, cayeron en semis por barrida ante los Mavericks de Dallas y Kobe no gozó de salud nunca más.

Es por ello que el 24 tiene mayor probabilidad de pender del cielo del Staples Center, porque representa su madurez, cuando se convirtió en algo más que un atleta súper dotado que quería hacer rabiar a todos para adquirir su propia seguridad.

Bryant vivió sus años de formación con el 8, el número de su mayor despliegue atlético; pero el 24 es la cúspide de sus poderes.

La decisión es del astro, hoy de 37 años, que a mitad de su carrera se dio cuenta lo que le hacía falta para ingresar al santoral de la NBA y lo siguió al pie de la letra, para ganarse su lugar al lado de los inmortales.