Un nuevo líder en creación

Por sus características de juego e inicio en la NBA, el mexicano Jorge Gutiérrez puede convertirse en un elemento top; sabe que la posición en la que se desenvuelve es la más complicada, pero como ha sido en su camino a la Liga, no tiene miedo de llegar lejos.

Ciudad de México

Han sido pocos minutos en realidad, pero Jorge parece por momentos completamente dueño de este patio de juegos. El domingo luego de driblar a dos defensivos y poner un estilizado pase sin ver para una clavada a dos manos, la afición en el Barclay’s Center quería más de Jorge. Sí, el novato mexicano con solo siete partidos jugados en el máximo nivel, pero que actúa como si estuviera listo para desempeñar un gran papel, en un gran equipo de una gran ciudad.

Jorge Gutiérrez es el cuarto mexicano en llegar a la NBA, pero el primero en tener la responsabilidad de ser movedor, el líder de un equipo, el que tiene el control, y se dio cuenta del impacto que puede lograr cuando sus talentos estén en plenitud.

Ya no era necesario, pero el domingo todavía volvió para jugar los dos minutos finales en la victoria 13 consecutiva en casa de los Nets. Falló dos triples mientras estaba solo y elevó mucho su flotadora y no embocó, pero cuando pones tres asistencias que desembocaron en triples cruciales para ganar, y robas tres veces en solo nueve minutos, el resto de la Liga pondrá atención y quizás algún día maldecirá el haber ignorado en el Draft al elusivo guardia de Chihuahua que jugó en la misma universidad que su entrenador.

“Yo digo que no tiene nada qué ver de donde venga o a qué escuela fui, yo creo que él (Jason Kidd, coach del equipo) ve algo en mí y que tengo lo que se necesita para estar aquí”, explicó el mexicano.

El impacto que ha tenido Jorge en Brooklyn es evidente. Mientras Paul Pierce, que fue el jugador del partido, se acercó al público a hacer su ritual de entregarles su banda para la cabeza al acabar el duelo, fue Jorge quien se ganó la entrevista de final de juego, y sorprendido por el honor, habló agradeciendo la oportunidad.

“Él (su entrenador, Jason Kidd), me ha dado mucha confianza, ha permitido que los jugadores sean quienes son y lo que nos dice es que lo único que importa es jugar muy duro”, declaró a la reportera Sarah Kustok de la cadena YES. Fue la bienvenida oficial de un equipo cargado de talento, la nómina más cara, que tuvo un 2013 de pesadilla, pero que en 2014 es el equipo más ganador del Este y el mejor local de la Conferencia.

Y es que Jorge ha demostrado en solo 12 partidos (siete jugados), que no tiene miedo de liderar esa segunda unidad que el coach Jason Kidd quiere que dirija.

“El botador, el guardia, tiene que ser un líder no importa si empiezas (el partido) o eres el segundo cambio viniendo de la banca, tienes que manejar al equipo, y pues yo estoy bien con eso, he estado jugado mucho en esta posición (point guard), me siento bien siendo líder y organizando la segunda unidad”, manifestó Jorge en teleconferencia.

Kidd cambió el destino de su conjunto al utilizar a su segundo movedor, Shaun Livingston como escolta en la alineación titular, y mientras Jorge se ha aclimatado al ritmo NBA, extiende los minutos de Livingston en el segundo cuadro.  Actuaciones como la del domingo son lo que le pide Kidd a alguien que ve como a sí mismo en su época de jugador, no solo por venir de la misma Universidad de California y por esa actitud retadora: uno de los contados movedores que va por los rebotes con sangre fría, que defiende el perímetro y que intenta el bloqueo cada que puede.

“Llegando aquí, a la NBA, tengo que hacer mi papel, tengo que ser yo, y si eso implica que tenga que jugar a la defensa y conseguir muchos robos voy a seguir haciéndolo, porque es lo que me toca”, dice Gutiérrez con modestia.

Jorge además dirigió el equipo con la velocidad que un entrenador desea para la segunda plantilla, ese elemento de ofensiva uptempo que prepara el terreno para el regreso de los titulares. Olvidada queda la multa de 15 mil dólares que le endilgó la Liga por darle una falta subida de tono a Cody Zeller en el que iba a ser su último partido. Y millones pensaron que ese foul iba a interferir en la firma de un contrato formal. Pero en realidad fue el instante definitivo en que los Nets y Kidd entendieron que debían conservarlo.

“Nada más traté de hacer una jugada fuerte y desafortunadamente la Liga lo vio como si hubiera querido hacer algo más que un foul, pero así son las cosas aquí”, sentenció.   

21 PUNTOS ha acumulado Jorge Gutiérrez en sus siete juegos con los Nets en la presente temporada.

84 MINUTOS jugados tiene en total el guardia de los Nets, su máxima participación fueron 19:22 contra Charlotte.

13 ASISTENCIAS ha repartido hasta ahora el mexicano, pero también tiene 11 rebotes descolgados.

10 JUEGOS le quedan en el calendario a los Nets de Nueva Jersey, de este martes al miércoles 16 de abril.

Números