El espectáculo de Booker

El guardia de segundo año anotó 39 puntos en la derrota de Phoenix ante Dallas en la Arena Ciudad de México; 28 de ellos fueron en el último cuarto

Devin Booker en la Arena Ciudad de México
Devin Booker en la Arena Ciudad de México (AP)

Ciudad de México

Los Suns de Phoenix entraron al último cuarto del partido del jueves ante los Mavericks de Dallas 12 puntos abajo en el marcador. Sus estrellas, Eric Bledsoe y Devin Booker, apenas tenían 11 unidades cada uno.

Con el juego en el aire, Booker se destapó. Convirtió 28 de los 32 puntos de su equipo en el periodo final, insuficientes para llevarse el triunfo, pero que sirvieron para cerrar el encuentro y ofrecer espectáculo hasta el último segundo en la Arena Ciudad de México.

El jugador de segundo año ofreció una actuación para el recuerdo, para empatar la marca en su carrera de más puntos en un encuentro (39) e imponer una nueva en territorio nacional (la anterior era de Michael Finley de 35 en 1997).

En el último cuarto convirtió 9 de 11 tiros de campo, 5 de 6 triples, y 5 de 7 tiros libres, para demostrar las razones que lo llevaron al equipo ideal de novatos la campaña anterior.

"Tengo confianza en mí, al crecer siempre quise ser uno de los mejores, sé que eso implica cargar el peso en tus hombros, pero ganas como equipo, porque en esta Liga no lo puedes hacer solo, debe ser un esfuerzo colectivo y es lo que intentamos hacer. Tengo buenos compañeros alrededor que me hacen mejor, como Tyson (Chandler) y (Eric) Bledsoe, vamos en el camino".

El monólogo de Booker impresionó incluso al entrenador rival, Rick Carlisle, quien reconoció que la reacción del guardia tirador de 20 años impidió que los Mavs se llevaran un triunfo sencillo.

"Es un gran anotador, es agresivo, su equipo estaba en el modo de regresar y él estaba encendido, le dieron el balón y tiene la capacidad de aparecer, de convertir tiros seguidos, y lo hizo dos o tres veces; en la NBA ves jugadores con esa habilidad, no me sorprende, ofreció un gran espectáculo para los mexicanos".

Sin embargo, Booker le dio crédito por su actuación al coach Earl Watson, quien colocó en la Arena Ciudad de México una alineación titular joven: Marquese Chriss (19 años), Devin (20), T.J. Warren (23), Bledsoe (27) y Chandler (34).

"Tenemos un cuadro joven, un staff de entrenadores que cree en nosotros, nos pone a jugar, no muchos equipos tienen adolescentes de 18, 19 y 20 años como titulares, tratamos de mejorar cada noche y los veteranos nos ayudan, como Tyson, (Jared) Dudley, (Leandro) Barbosa y (P.J.) Tucker, que son los líderes".

En lo que va del año, Booker ha visto mejorar sus números, de 27.7 minutos en promedio la campaña anterior, ha subido a 33.7, en puntos de 13.8 a 19.8 y en porcentaje de triples de .343 a .354, para mantener el ascenso en su carrera, lo que no ha pasado desapercibido alrededor de la Liga, incluido el alemán Dirk Nowitzki, de Dallas.

"Me impresionó desde el año pasado, cuando jugamos en Phoenix y convirtió 10 puntos en un par de minutos, es muy explosivo, salta alto en el tiro, convierte canastas; el cielo es el límite para él, tiene un gran futuro por delante si sigue trabajando, y será divertido verlo por mucho tiempo".

Por lo pronto, el jugador de Phoenix se enfoca en lo que sigue, y lo inmediato es el duelo de esta tarde ante los Spurs de San Antonio, de nuevo en México, en el que necesitará ayuda, porque a veces 28 puntos en un cuarto no son suficientes para ganar.

"Estamos en un momento decisivo de la temporada, si tenemos aspiraciones de playoffs, sabemos que la pelea será dura, así que cada partido cuenta, sobre todo en este momento; debemos obtener victorias, y si jugamos buena defensiva lo conseguiremos".