Una Liga de imitadores

El número de posesiones por juego es una de las nuevas metas que buscan los equipos en la NBA y es la clave del dominio aplastante de Golden State

Stephen Curry, jugador de Golden State
Stephen Curry, jugador de Golden State (AP)

Ciudad de México

El ritmo y el espacio, ha substituido a la defensa y la longitud. Donde antes era primordial dominar la pintura por medio de un centro o delantero, en la actualidad la tendencia es el llamado small ball, que se refiere a alineaciones de guardias, sacrificando la rapidez por el dominio físico. Y relacionado a este nuevo panorama, las estadísticas más importantes en la NBA este año son sin duda la de Pace, que se refiere al número de posesiones por juego que tiene un equipo. Las otras, son el número de asistencias por juego y el de triples encestados.

Esa es la nueva NBA, en donde el mejor equipo defensivo, si no anota más puntos, no tiene gran futuro. No extraña tampoco que los Warriors de Golden State encabecen las tres estadísticas. Promedian 104 posesiones por partido, de las que sacan 115.3 tantos, reparten 28.6 asistencias y anotan 13.1 triples por choque, 3.1 más que su más cercano perseguidor, los Rockets de Houston.

Y es el plano que está intentando seguir el resto de la NBA, en el fondo una Liga de imitadores. El número de posesiones por encuentro indica un ritmo que antes de la llegada de las modernas estadísticas no podría analizarse para saber su efecto.


El de Golden State es frenético, está basado en parte en las ideas ofensivas de Mike D'Antoni, coach de los Suns de comienzos de la década pasada, solo que mientras que con D'Antoni se trataba de encestar en menos de siete segundos, los Warriors, sostenidos en la efectividad de un equipo que dispara .425 desde la línea de triples, puede lograr que las posesiones sean cortas (que no abarquen los 24 segundos) y eso favorece a la anotación, contrario a los equipos de ofensiva de media duela, como los Grizzlies de Memphis, que son 25 de la Liga y promedian 97.6 posesiones por encuentro.

Para darse una idea, en la campaña 2003-04, el equipo que mayor número de posesiones por juego tenía eran los Mavericks de Dallas y sumaba solo 96.7. Lo curioso es que Dallas era conocido como uno de esos equipos de ofensiva desenfadada, copiosa, up-tempo y hasta esos altos niveles ha superado Golden State. Es donde la atención a una estadística no debe distraer de lo que es el conjunto de promedios del equipo.

En 2013-14, por ejemplo, el equipo que mayor Pace promedió fueron los Sixers de Filadelfia (103.4 posesiones por juego), pero eso se tradujo en solo 19 victorias, por lo que el Pace es importante si va acompañado ofensivas efectivas tanto de larga como de media distancia. Y del otro lado se encuentra el hecho de que uno de los equipos que promedia menos ofensivas por juego, los Spurs de San Antonio, son esta temporada los número dos del Oeste y uno de los favoritos para retar a los Dubs.

Los duelos entre Spurs y Warriors, el lunes 25 de enero, en la Oracle Arena de los Warriors y el sábado 19 de marzo en el AT&T Centerde San Antonio, son vistos como los momentos en que se verá si los Spurs en verdad pueden emerger como el retador del campeón defensor; y para San Antonio es precisamente un simulacro buscando reducir el número de posesiones de los Warriors. La tendencia ha cambiado y el resto de la Liga busca desesperadamente adaptarse a los tiempos que los Warriors encabezan y así será hasta que una nueva fórmula triunfe de la forma tan aplastante en que los de Oakland han conseguido imponer la suya.