La reinvención del Heat

El cuadro de la Florida, que se enfrenta a los Nets en la Arena Ciudad de México, se reconstruye ya sin figuras

Dion Waiters, jugador del Miami Heat
Dion Waiters, jugador del Miami Heat (AP)

Ciudad de México

El Heat de Miami, que se enfrenta a los Nets de Brooklyn en la Arena Ciudad de México, dominó la Conferencia Este de la NBA por cuatro temporadas en fila, entre 2010-11 y 2013-14, años en los que siempre alcanzó las Finales y en los que ganó dos títulos, de la mano de LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade.

Sin embargo, tras la caída ante los Spurs de San Antonio en 2014, LeBron decidió regresar a Cleveland y aunque el resto de la escuadra se mantuvo, el éxito ya no llegó. Para 2016, Wade se marchó a Chicago y las lesiones obligaron al retiro a Bosh.

A cargo de la transición se mantuvo el entrenador Erik Spoelstra, que condujo al equipo a los títulos y que intenta formar un roster competitivo, aunque sin los grandes nombres de hace menos de un lustro.

El coach, que se desarrolló en la escuadra bajo el cobijo del legendario Pat Riley, "me da consejos diario, incluso para este viaje a México", reconoció Spoelstra, quien se hizo cargo del Heat en 2008-09 y tras dos eliminaciones en primera ronda en playoffs, para 2010-11 le dio la bienvenida a LeBron.

Su impacto fue inmediato y en ese mismo año, la quinteta de la Florida alcanzó las Finales, aunque perdió contra Dallas, una derrota clave para lo que ocurrió después.

"Con las derrotas en las Finales crecimos, sobre todo la primera vez que estuvimos juntos, fue doloroso, pero aprendimos muchas lecciones de esa experiencia por pasarla juntos; al siguiente año no hubo cambios, ni de entrenadores, ni de jugadores, teníamos que resolverlo de forma colectiva, eso fue un pasaje muy importante para el grupo, porque eso no se vive mucho, cuando fallas, hay muchas modificaciones pronto, no tienes la oportunidad de crecer en la adversidad y ese conjunto sí tuvo esa posibilidad".

Para la siguiente campaña repitieron 10 jugadores del roster y el coach, juntos vencieron en las Finales a Oklahoma City, para el primer título en la carrera de LeBron, y luego a los Spurs; antes de un reencuentro con San Antonio que terminó con la caída del Heat.

EN RECONSTRUCCIÓN

Los cambios dolieron, en 2014-15, Miami faltó a playoffs, luego se quedó en las semifinales de la Conferencia Este y en la última campaña tampoco estuvo en postemporada. Del roster que perdió la definición ante los texanos solo permanece Udonis Haslem.

"Hay muchos cambios, obviamente en ese cuadro (el de las Finales) teníamos tal vez cuatro futuros integrantes del Salón de la Fama, hemos hecho una transición por tres años, pero me encanta la plantilla que formamos, es un buen plan de jóvenes jugadores que tienen el potencial y están creciendo en nuestro sistema, con algunos líderes como Haslem, (el esloveno Goran) Dragic o James Johnson, que se desarrolló la temporada pasada y se volvió capitán, me gusta el reto de dirigir equipos distintos y con expectativas diferentes", reconoció.

Las dudas que generaba Spoelstra sobre su capacidad como coach al margen de las figuras se disiparon y en la campaña 2016-17, a pesar de no llevar a la franquicia a los playoffs, fue segundo en la votación al Entrenador del Año, solo por detrás de Mike D'Antoni, de Houston.

"El reto que tenemos es encontrar la forma de subir al siguiente nivel de esta Liga, es en lo que trabajamos como organización, con la directiva, buscaremos los logros, los campeonatos, aunque hay muchas cosas que nos gustan de este equipo, no hemos encontrado la consistencia todavía, pero llegaremos ahí", confió.

Los de la Florida, aún con la lesión de Hassan Whiteside, su referencia a la defensiva, tienen la décima mejor marca del Este (11-13), por lo que estarían fuera de playoffs, aunque el octavo, Filadelfia, solo tiene dos victorias más.