Lesiones cobran factura en la NBA

La liga ha sufrido en la actual temporada como nunca antes, a tal grado que 17 jugadores ya no regresarán este año, incluso, antes de llegar a playoffs la cuenta podría incrementarse

Kobe Bryant, fuera por lesión
Kobe Bryant, fuera por lesión (AP)

Ciudad de México

 La lesión de rodilla que podría marginar el resto de la campaña al armador de los Bulls de Chicago, Derrick Rose, es apenas la última de muchas que han asolado a las estrellas de la NBA. Desde el pie que no ha dejado tomar vuelo a Kevin Durant, del Thunder, hasta el codo infectado con estafilococos que tendrá fuera a Blake Grii n, de los Clippers de Los Ángeles, cuando menos hasta mediados de marzo.

Ellos podrían considerarse afortunados, pues a esta altura ya hay 17 jugadores fuera para toda la temporada y otros tantos cuyas gerencias podrían optar por dar ese drástico paso.

Son las lesiones de rodilla las que costaron el año a Jabari Parker, de los Bucks de Milwaukee, justo cuando se consolidaba como favorito a Novato del Año, en diciembre o las que quizá costaron todo a Indiana: la que sufrió Paul George cuando se rompió una pierna previo al inicio de la 2014-15. A pesar de todo, es posible que George vuelva en marzo, ya tuvo un entrenamiento.

Los más afectados han sido los Lakers. Los angelinos estaban lejos de ser contendientes este año, pero las lesiones sí terminaron con cualquier esperanza.


Comenzando por Kobe Bryant, que faltó al Juego de Estrellas debido a una lesión del hombro que finalizó su campaña.

O el novato Julius Randle, que se lesionó una pierna, y Steve Nash, un tobillo. Mismo asunto con Carmelo Anthony, que solo se esperó a cumplir con su asistencia al Juego de Estrellas para operarse la rodilla para estar listo para el próximo ciclo.

En total, tres de los cinco titulares del Oeste no asistieron al Juego de Estrellas. Bryant, al igual que el delantero de los Pelicans de Nueva Orleans, Anthony Davis, por causa de un hombro, y Griffin.

Días antes de la pausa de mitad de campaña, siete de los ocho contendientes del Oeste habían perdido por lo menos a un titular.

Y algunos otros están jugando a pesar de tener lesiones que podrían impactarles en el final de la campaña.

Como LaMarcus Aldridge, el delantero All-Star de los Blazers de Portland, que tiene una lesión en el pulgar de la mano tiradora (la derecha) o James Harden, el líder anotador de la liga y favorito a MVP, con un tobillo problemático.

El Este no se ha escapado del flagelo. Otro integrante de los Bulls de Chicago, el escolta All- Star Jimmy Butler, ha perdido ya 5 juegos debido a padecimientos en hombro y pulgar, y h abo Sefolosha, el especialista defensivo de los Hawks de Atlanta, estará fuera hasta a mediados de marzo por daño en una pantorrilla. O Chris Bosh, el segundo jugador en el año que tiene que finalizar su temporada debido a coágulos en la sangre (el otro es Mirza Teletovic, de los Nets de Brooklyn).

El otro raro caso es el de los equipos que, al momento, no reportan lesionados. Y curiosamente son dos conjuntos que sufrieron por ellas toda la primera mitad de la temporada.

Los Spurs de San Antonio, a pesar de su racha de cuatro derrotas en i la, ya no tienen el pretexto de las lesiones para justificar sus recaídas; mismo asunto con los Raptors de Toronto, que tuvieron que remar sin DeMar DeRozan en la primera fase y ahora suman tres descalabros en i la en un momento en que sienten presión en la tabla. Quizás como nunca las lesiones han sido factor en cómo se ha desarrollado la campaña NBA y dicha tendencia podría seguir en playoffs.