Jorge Gutiérrez: ¿Su última oportunidad?

El mexicano jugará mañana en su segundo partido de los cuatro que incluyen su contrato de 10 días con los Hornets, su tercer equipo en la NBA

Jorge puede encontrar su nicho en NBA como defensivo de guardias más corpulentos, como Deron Williams (hoy en Dallas)
Jorge puede encontrar su nicho en NBA como defensivo de guardias más corpulentos, como Deron Williams (hoy en Dallas) (AP)

Ciudad de México

Jorge Gutiérrez no ha dejado el sueño, pero el sueño lo puede dejar a él. El movedor chihuahuense firmó contrato por 10 días el viernes, con los Hornets de Charlotte en lo que es su cuarto intento en la NBA y su tercer equipo. Jorge ha llegado a un conjunto desesperado por llegar a los playoffs y que hizo movimientos antes del cierre del periodo de transferencias para conseguir al escolta Courtney Lee, proveniente de los Grizzlies de Memphis, tras enterarse que su hombre fuerte en la posición Michael Kidd- Gilchrist se perderá el resto del año por una lesión.

En el canje dejaron ir al tercer movedor del equipo, Brian Roberts y ese es el puesto que ocupará Jorge, detrás del titular Kemba Walker y de Jeremy Lin. Es curioso lo que ha ocurrido en los Hornets, que este año se encuentran listos para llegar a postemporada tras dos campañas de ausencia y parte de su mejora se debe a que ya no son el conjunto que privilegia la defensiva, han abrazado la revolución del small ball (las alineaciones pequeñas) con la ofensiva saltando de ser la 28 en 2014-15, a la 14 este ciclo.

ESTE AÑO JUGADORES COMO Nicolas Batum, Jeremy Lin, Marvin Williams y Spencer Hawes, han resucitado sus carreras en los Hornets.

Los Hornets necesitan disminuir los minutos de Kemba Walker (35.9 por juego) y no saben noche a noche lo que van a obtener de Lin, que aunque parece haber compuesto su carrera, es inconstante y sigue sin colar bien a mano izquierda. Es donde entraría Jorge, quien tiene que demostrar que puede pertenecer a la cuarta mejor banca de la NBA, con 40.4 puntos por juego, una mejora considerable del lugar 17 que ocupaba hace un año.

Por ello, Gutiérrez, que en su breve paso por la NBA se ha labrado una reputación defensiva, quizá tenga que recurrir más a la ofensiva que desplegó en el Preolímpico el año pasado, vistiendo la playera de la selección, porque si logra convertirse en un catalizador del ataque, capaz de revolucionar a dicha segunda unidad, al coach Steve Clifford se le hará complicado no incluirlo en la rotación. Porque los Hornets son ya un equipo uptempo, y a ello deben su mejoría; ahora en lugar de brutalizar al rival con defensa física, buscan jugar a la velocidad, anotan 10.3 triples por partido y tienen aun así la novena mejor defensiva de toda la Liga.

21 MDD por tres años, la extensión de contrato a Jeremy Lamb, jugador que ha resultado clave para los Hornets.

Es el predicamento que ha encontrado Jorge en su carrera, el cambio de los equipos abrazando ofensivas de flujo que ha dejado damnificados a movedores de pelota más tradicionales, como Gutiérrez mismo, con un estilo más defensivo que no parece muy efectivo en esta época. Ése ha sido el problema con Jorge en la NBA, que sus promedios de tres puntos son inexistentes y armador que no posee esa cualidad, cae a un segundo plano en la consideración de los coaches.

Es la forma en que Stephen Curry de Golden State ha cambiado a la NBA para bien y para mal. Gutiérrez, que no vio actividad en el primer partido en que estuvo activo, ante Brooklyn, podría no ver acción durante todo su primer contrato, pues los tres equipos siguientes, Cleveland, Indiana y Atlanta, son conjuntos de playoffs y si Gutiérrez recibe minutos tiene la difícil tarea de mostrar su valía ante quintetas a las que desesperadamente Charlotte les tiene que ganar para conservar su posición en la siembra y quizá mandar un mensaje al resto de que este año son de verdad.