La evolución de Barnes

Acostumbrado a ser un jugador de complemento con Golden State hasta la campaña pasada, ahora el delantero ha cargado con la ofensiva de Dallas ante la baja de Dirk Nowitzki

Harrison Barnes
Harrison Barnes (Reuters )

Ciudad de México

Hace seis meses, Harrison Barnes disputaba las Finales de la NBA con los Warriors de Golden State. Como pieza clave del sistema del coach Steve Kerr, fue titular en la consecución del título en la temporada 2014-15 y también en el subcampeonato de la campaña anterior.

Sin embargo, la decisión de los californianos de firmar a Kevin Durant durante la pretemporada trajo consecuencias. Una de ellas fue desprenderse de su séptima selección global del 2012, para abrir espacio en la nómina para la ex estrella del Thunder de Oklahoma City.

Mientras ganaba la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, con poca actividad en la duela, Barnes planeaba su futuro, y al final aceptó una oferta de los Mavericks de Dallas de 94 millones de dólares por las próximas cuatro campañas.

El cambio fue radical. El delantero pequeño pasó de viajar dos años seguidos a las Finales, a un equipo que ya registra el triple de todas las derrotas que acumularon los Warriors en la temporada regular 2015-16.

De visita en México, Barnes habló sobre la modificación en sus planes, pero afirmó que los Mavericks no se conforman con su situación actual.

"Me encanta estar aquí (en Dallas), todavía debemos hacer algunos ajustes, tuvimos varias lesiones al inicio de la temporada, pero intentamos mejorar en cada partido y cada noche es un examen para nosotros".

Acostumbrado a vivir a la sombra de Stephen Curry y Klay Thompson, Harrison ha mejorado sus estadísticas. De promediar 10.1 puntos por partido con Golden State en cuatro temporadas, Barnes acumula 20.8 unidades cada vez que utiliza el uniforme de los Mavs.

Sus minutos también han aumentado, de un promedio de 28.1 con los de California, a 35.9 con los texanos, y de intentar 8.5 tiros cada noche a 17.5, para cargar con la ofensiva de Dallas durante la ausencia de Dirk Nowitzki.

"Me siento bien, he podido mejorar algunas cosas gracias al coach (Rick) Carlisle, quien me ha ayudado con mi juego, pero quiero seguir así, progresar cada noche y espero que entre más mejore, obtengamos más victorias".

El desarrollo a nivel personal del jugador de 24 años no se ha reflejado en el standing, en el que Dallas ocupa los últimos lugares del Oeste. "Solo debemos mejorar cada día, dejar atrás las lesiones, y ahora estamos sanos, tenemos que acumular algunos triunfos, progresar y enfocarnos en cada noche".

Barnes, que vivió su primera experiencia en México en el duelo ante los Suns de Phoenix, señaló que más allá de la distancia, los jugadores de la NBA disfrutan de actuar en distintas partes del mundo, para el crecimiento de la Liga.

"No es difícil (salir de Estados Unidos), te tienes que dar cuenta que es una oportunidad especial jugar en México, más allá de cómo se sienta tu cuerpo, se trata de estar frente a estos aficionados que nos apoyan y que tal vez nunca han visto un juego en vivo".

Confió en que el basquetbol continuará su expansión. "El deporte será más popular, y espero que la NBA haga un gran trabajo al seguir viajando a México, a Londres, y a todos los países, tanto en pretemporada como en campaña regular", concluyó.

Compra aquí tus boletos para la NBA México