Los Warriors y los demás en la División Pacífico

El equipo favorito de la NBA debe dominar por cuarto año su división, ya que los Clippers parecen tener menos poder y el resto serán espectadores

Los Warriors parten como serios favoritos
Los Warriors parten como serios favoritos (Reuters )

Ciudad de México

No es difícil saber quién es el favorito para ganar la División Pacífico de la Conferencia Oeste. Si se habla que son 29 equipos los que buscan detenerlos para evitar que esa escuadra se lleve el título, es fácil saber que el principal candidato en el sector son los Warriors de Golden State. El pelotón es suyo y no hay argumentos sólidos para pensar que alguno de sus acompañantes pueda evitarlo en condiciones normales.

No son invencibles y saben que desde el día 1 van a tener que lidiar con la presión mediática sobre si van a llegar a 70 triunfos otra vez (como en 2015-16) o si van a tener otra campaña de 67 ganados, pero es un conjunto sólido en toda su construcción, que además de todo, trajo sangre nueva que tendrá la oportunidad de foguearse.

El conjunto californiano no solo dio los pasos esperados firmando a sus columnas Kevin Durant, Stephen Curry, Zaza Pachulia, Andre Iguodala y Shaun Livingston, sino que eligió en el Draft a Jordan Bell, un delantero que aplicará gran defensiva.

Así, la plantilla que saltará como titular y los que estarán en la banca saben que calificar a los playoffs no es su principal meta, es solo un paso más, ya que no tienen debilidades. Anotar 115 puntos en promedio por juego es algo que son capaces de repetir.

Mantener un +11 en la diferencia de tantos hechos y permitidos seguirá. ¿Tendrán la fortaleza mental para soportar todos los días hablar del tema de 70 o más triunfos y repetir el título? Ahí es donde Steve Kerr, sus coaches asistentes y la oficina tendrán que trabajar para que los planes transcurran como los tienen programados.

Sí, los peores enemigos no parecen ser los Clippers, Sacramento, Lakers o Phoenix, de lo que deben cuidarse es de lo que vendrá fuera de la duela, sobre todo con la presión de la prensa y lo que se diga en  redes sociales.

Mientras todos sabrán quién estará en la cima, será interesante ver cómo se van a acomodar los otros cuatro integrantes.

Los Clippers pasaron varias temporadas siendo un equipo considerado el caballo negro. Eran un conjunto talentoso, capaz de destronar a los favoritos, pero nunca dieron el estirón y ahora han perdido fuerza con la salida de Chris Paul. ¿Qué podrá hacer Blake Griffin? Las lesiones lo han atacado y aunque no está solo, la presión será llegar a 50 triunfos por quinto año al hilo.

La buena noticia para ellos es que aun sin Paul en la nómina, los Clippers parecen estar un escalón arriba de Sacramento, Lakers y Phoenix, que el año pasado no calificaron a la postemporada.

Curiosamente, estos conjuntos han pasado por tres duros años de movimientos, donde la mayor cantidad de victorias fueron 39 (Phoenix en 2014-15), pero con el talento con el que se han rodeado y la experiencia que han vivido, sus números por juego mejorarán y eso se traducirá en algunas victorias extras.

¿Suficientes para amenazar a Golden State o a los Clippers? No, pero sí para meterlos en aprietos y hacer que la marca general de los tres contra Warriors y angelinos no sea el apabullante 20-4 que se dio la temporada anterior.