¿Y ahora qué sigue?

Tanto Cavaliers de Cleveland como Warriors de Golden State se preparan hacia un verano en que buscarán reforzarse para 2016-17


Stephen Curry y LeBron James durante el duelo
Stephen Curry y LeBron James (AFP)

Ciudad de México

Una vez que se ha secado el champán tras la celebración, la planeación para la siguiente campaña comienza de inmediato, y dado que los dos equipos protagonistas de la Finales de la NBA amenazan con seguir en la cresta de la ola, el reforzarse es una prioridad para ambos.

Los Cavaliers finalizaron la campaña 2015-16 como el equipo campeón, pero también como uno de los conjuntos con la nómina más alta de la historia, con 108 millones, 300 mil 458 dólares, 11 millones, 281 mil 137 dólares más que el segundo equipo de la lista, los Clippers de Los Ángeles.

Los Cavaliers de Cleveland y en especial su dueño mayoritario, Dan Gilbert, estuvieron dispuestos a invertir por el mejor equipo posible, y con solo siete jugadores firmados para 2016-17, su nómina bajaría hasta los 80 millones, en un año en que las regalías por contratos televisivos disparará el presupuesto de los equipos de 70 a 94 millones de dólares.

A los Cavaliers les urge encontrar refuerzos de calidad para James y el núcleo que está firmado más allá de la próxima campaña. Es el verano de Kevin Durant y durante todos los playoffs se ha rumorado que la franquicia, que tiene contratado a Kevin Love hasta 2019-20, podría intentar canjearlo, para tentar a Durant, pues la siguiente campaña, Love devengará un salario de 21,165,675 y el papel de tercer anotador del equipo simplemente no justifica el contrato por 110 millones de billetes verdes que le dio el equipo.

Cleveland podría ponerse más creativo y sumar veteranía si logra mover el oneroso contrato de Love, en un verano en que el escolta J.R. Smith, ya anunció que probará la agencia libre.

Cleveland ganó también la puja por Channing Frye, antes del cierre del periodo de transferencias en febrero y el delantero especialista en disparos de tres puntos fue una gran pieza en los playoff s, aunque no pesó en las Finales.

Los Cavs tienen al menos un año más contratado a LeBron James y sin lugar a dudas la próxima campaña, en que el objetivo es mantenerse lejos del impuesto de lujo, y a la vez construir un equipo todavía más competente para ayudar a LeBron a llevar el bicampeonato.

LOS WARRIORS VOLVERÁN

La planeación de franquicia que tienen los Warriors de Golden State, a pesar de haber perdido el campeonato el domingo, es un modelo que la mayoría de los equipos de la NBA seguirán imitando en la siguiente campaña, no solo en cuestión de estilo de juego y desarrollo de talento. Los de Oakland enfrentaron el gran dilema en el periodo entre campañas previo al pasado ciclo, cuando firmaron por cinco años y 82 millones a su delantero Draymond Green.

Su prioridad es no perder a ningún elemento de su llamada "alineación de la muerte", pues tanto Stephen Curry, como Klay Thompson, Green y Andre Iguodala están firmados al menos para 2016-17 y Harrison Barnes, el último miembro de esa quinteta que ha superado a todos los equipos de la NBA, (al menos en campaña regular), tiene una oferta calificada de 5, 194, 224 dólares, misma que tendrá que incrementar el equipo de Oakland para su titular.

Todo lo demás es negociación y buscar talento rentable para el esquema de los Warriors, aunque es seguro que los Dubs son un destino tentador para Kevin Durant, que es el agente más cotizado para el próximo periodo entre campañas.