Los dolores de Golden State solo acaban de comenzar

Los Warriors cayeron en el Juego 1 de las Finales del Oeste, y lo hicieron gracias a la superioridad física y atlética del Thunder, factor que les será difícil contrarrestar


Thunder vence a Warriors en el Juego 1 de las Finales del Oeste
Thunder vence a Warriors en el Juego 1 de las Finales del Oeste (Reuters )

Ciudad de México

Durante un momento del emocionante Juego 1, los Warriors de Golden State estaban sobreviviendo al Thunder de Oklahoma City. Relució en esos momentos lo complicado que es el éxito de Golden State, que basa mucho de su sistema en selecciones de tiro que en realidad son pésimas y solo el don que tienen tanto Stephen Curry como Klay Thompson (quizá los únicos jugadores en el mundo capaces de encestar esos disparos en ocasiones desquiciados) los hace conseguir puntos y ganar juegos.

Lo que debe a preocupar al coach Steve Kerr, mientras se prepara para enfrentar el Juego 2 de la serie mañana miércoles por la noche, es lo difícil que le resultó a los Warriors sacar esos 13 puntos de ventaja al descanso de la primera mitad, una supuestamente dominada por el conjunto de Oakland.

Llegaron a los 13 tantos de colchón por medio de un triple agónico de Curry sobre la bocina, pero antes, el equipo local se habían enfrentado a un conjunto que a pesar de que los Warriors tuvieron una notable efectividad de campo de más de 50 por ciento, solo estaba un paso por detrás, a pesar de seis pérdidas de balón del Thunder en tan solo el primer cuarto.

Kerr pidió varios tiempos fuera que opacaron los cánticos estilo estadio de futbol que se escuchan en la Oracle Arena, solo para hacer ajustes y cortar la inspiración de un equipo que blande una superioridad atlética que hace no mucho era clave para ganar títulos.

El Thunder encontró su nicho como portento atlético de la NBA ganando los tableros, liderando durante la temporada regular y los playoffs, y ayer estaban perdiendo esa batalla en la primera mitad, solo para ganarla al final del juego al son de 52-44, y sabiendo que los Warriors ya son unos maestros en el small ball (alineaciones pequeñas para obtener velocidad y rompimientos rápidos), se mantuvieron con un cuatro titular alto.

Además, el coach de Oklahoma City, Billy Donovan, trataba de evitar los switches tras de las pantallas (un recurso que los Warriors manejan con tiento de expertos) y colocaba a sus hombres altos listos para intentar marcar los triples de Curry y Thompson. La estrategia funcionó en la segunda mitad, en que los Warriors fueron limitados a 1 de 10 triples.

Más allá de la madurez mostrada en estos playoffs por Russell Westbrook y Kevin Durant, que ya parecen haber aprendido a combinarse, lo que temen los de Oakland es que el poder físico que aniquiló en dos juegos consecutivos cruciales a los Spurs, haciéndolos ver como un conjunto avejentado, termine haciéndoles lo mismo.

Los Warriors pueden levantarse de este primer golpe para prevalecer en la serie, pero si lo hacen aprenderán que su maravilloso estilo depende excesivamente de la suerte, mientras que el Thunder controla solo aquello que puede controlar, los rebotes por medio de duo trabajo y una defensiva que brilla en ocasiones por su disciplina, la cual ya orilló a la desesperación a San Antonio.