133 mil dólares costó ver juego de Warriors vs. Cavs

Un aficionado logró una nueva marca, tras pagar los dos boletos más caros a nivel de duela de un partido de la NBA

Podría ser el último juego del Oracle Arena, ya que el equipo se podría mudar a San Francisco
Podría ser el último juego del Oracle Arena ya que el equipo se podría mudar a San Francisco. (EFE)

Oakland

La racha de establecer nuevas marcas en lo que va de las Finales de la NBA, que disputan los Warriors de Golden State y los Cavaliers de Cleveland, continuará esta noche con otra más, la de las entradas más caras que se recuerda para un partido después que una persona haya pagado 133 mil dólares por dos asientos a pie de pista.

El costo de las entradas incluye gastos de venta y serán utilizadas para ver el quinto partido de la eliminatoria que dominan los Warriors por 3-1 al mejor de siete.

De acuerdo a varias fuentes periodísticas que han utilizado información de los Warriors, un seguidor del equipo, propietario del abono completo de temporada, vendió los asientos en el sitio de reventa del equipo en Ticketmaster el domingo por la noche.

Con los gastos de venta establecidos en el 15 por ciento, el comprador pagó más de 17 mil solo en honorarios por las dos entradas.

Mientras que el valor nominal de las entradas es desconocido, algunos asientos en la cancha para las Finales tienen un valor nominal de 3 mil dólares cada uno, según un documento enviado por los Warriors a los aficionados durante la renovación del año pasado.

El precio de reventa promedio para el quinto partido es de mil 731 dólares, que es casi 20 por ciento más alto que el quinto partido del año sado que también protagonizaron ambos equipos y que fue de mil 444 dólares.

También habrá otro par de entradas que fueron vendidas por 90 mil dólares y un segundo por 82 mil dólares.

Los aficionados que no son titulares del abono de temporada tuvieron la oportunidad de comprar las entradas para el quinto partido a unos precios que oscilaban entre 575 y 975 dólares, pero que en el mercado de la reventa ya han triplicado su valor.