Spurs, de vuelta a las viejas lecciones

San Antonio ha regresado a ser un equipo de defensiva asfixiante, recurso con el que consiguieron sus primeros cuatro títulos y es su carta maestra para vencer a Golden State


Tim Duncan y Kawhi Leonard, una barrera de los Spurs
Tim Duncan y Kawhi Leonard, una barrera de los Spurs (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Ante el ritmo incesante y ofensiva explosiva de los campeones defensores, Golden State, los Spurs echarán mano del viejo libro del coach Gregg Popovich, que con una defensiva asi xiante dominó la NBA para conseguir sus primeros cuatro títulos de Liga.

Esta campaña los Spurs tienen el mejor índice de eficiencia defensiva en 94.5, o puntos permitidos por cada 100 posesiones. Esas métricas están ya al nivel de los mejores equipos de la historia, con 50 juegos por disputarse en el ciclo 2015-16.

Es claro que en estos momentos los dos mejores equipos de la Liga son los Warriors y los Spurs y una Final en el Oeste es una posibilidad muy latente y la realidad es que no se puede pensar en otra analogía de lucha de opuestos. Golden State posee la marca de mayor cantidad de puntos y San Antonio es el que menos permite al rival.

Los Warriors tienen la segunda mayor cantidad de posesiones ofensivas por partido, 101.9, lo cual es señalado por su estilo de juego que privilegia el movimiento de balón, el número de asistencias es de 28.6. San Antonio juega a lo contrario, a permitir el menor número de posesiones por encuentro, 95.6 y con esas tácticas de media duela se ha convertido en el segundo mejor equipo de la NBA, solo detrás de los Warriors, que están en una histórica campaña.

A pesar de jugar uno de los estilos más lentos de entre los 30 equipos de la NBA, Spurs es segundo en pases para canasta, con 25.1. Los texanos dejan en 88.6 tantos por juego a sus rivales, 7.4 menos que el Heat de Miami, la segunda mejor defensiva. Los Spurs permiten el menor número de intentos de campo (34.5), el segundo menor porcentaje de efectividad de tiros de media a su oponente (.422) y la menor cantidad de triples, 5.8 por juego, y de porcentaje de efectividad desde esa distancia, .311.

Todas esas son estadísticas que señalan que la defensiva de los Spurs puede ser un antídoto contra el estilo de juego con el que los Warriors han dominado la NBA. Y por ello, el primer enfrentamiento de esta campaña entre ambas escuadras, que se dará el 25 de enero, será el primer test para San Antonio, en el cual implementará su sistema para ver si puede alentar el juego vertiginoso de los Warriors.

 El coach Popovich ha entendido que jugarle a la velocidad al campeón no funcionará y ahora su grupo, comandado por el reinante Jugador Defensivo del Año, Kawhi Leonard, está más cerca de jugar como el primer equipo de los Spurs que ganó el campeonato inicial para la franquicia en 1999, el que alineaba a Tim Duncan, David Robinson, Sean Elliot y Avery Johnson.

Es esa defensiva que anticipa las líneas de pase, se cierra sobre el jugador ofensivo con ayuda del compañero y que convierte la pérdida de balón en rompimiento rápido y triples esquineros, (como antes Bruce Bowen, y Jaren y Stephen Jackson, los grandes especialistas de los pasados conjuntos), lo que ha convertido a San Antonio en quizá el único capaz de derrotar en una serie a ganar cuatro a Golden State.

Solo tres veces en sus primeros 32 choques los Warriors han fallado en anotar más de 100 puntos, dos de esas ocasiones se dieron durante las derrotas que suman en el año, ante Bucks y Mavericks (partido en que no participó Stephen Curry).

Y la otra ante Cleveland, una victoria, pero en la que los Warriors jugaron su peor juego ante otro equipo que juega posesiones largas. Los Spurs se han erigido como la barrera de contención más difícil de la NBA y en los duelos contra Golden State puede anticiparse un poco del drama que se avecina en los playoffs.