Ahí viene el Thunder

Las lesiones de Durant y Westbrook le pagaron a OKC en la primera parte de la campaña, pero ahora el equipo está de vuelta para luchar en la recta final

Kevin Durant
Kevin Durant (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Si algo es una anomalía es lo que ha ocurrido con Oklahoma City este ciclo, en el que hace unas semanas estaban en posición 10.

Hoy, el cuadro dirigido por Scott Brooks se encuentra en octava posición, sobre una racha de seis victorias en fila y con la consigna de vengar cada una de las derrotas sufridas en la primera etapa de campaña.

Y es que el Thunder ha tenido que soportar la ausencia del Jugador Más Valioso de la NBA, Kevin Durant y de su cuatro veces All-Star, Russell Westbrook por 29 y 14 juegos, respectivamente, lo cual hizo que el equipo llegara a hilar seis derrotas en fila.

Drástico para un equipo que ha llegado a tres de las últimas cuatro finales del Oeste. Durant continúa siendo evaluado día a día, pero la organización, sobre todo, pareció entender que fuera de la salud de sus superestrellas, el equipo necesitaba renovación urgente en otras posiciones.

Y antes del cierre de periodo de transferencias lograron revitalizarse. De hecho comenzaron un poco antes de la pausa del Juego de Estrellas, cuando consiguieron a Dion Waiters proveniente de los Cavaliers, un guardia tirador que les hacía falta.

Pero el lavado de cara vino después, cuando en tratos distintos consiguieron al buen movedor reserva D.J.Augustin, a los especialistas en triples Kyle Singler, y Steve Novaky la centro de Utah, Enes Kanter, y lo hicieron solo perdiendo en el canje a Reggie Jackson, un movedor del que se tenían que deshacer pues no es barato y se acercaba la hora de contratarlo y Kendrick Perkins, que ya se había ganado la banca dado el trabajo del neozelandés Steven Adams.

El cambio del equipo al vuelo también parece que han entendido que la fórmula que les funcionó todos estos años se ha vuelto vieja.

Y se preparan para sortear los 25 partidos para cerrar la campaña sin Durant y sin Adams, que se rompió una mano a comienzos de febrero y perderá al menos otras dos semanas.

En el papelel Thunder tiene poco qué hacer ante el monstruo que ha creado Golden State, que promedia 110.3 tantos por juego.

Pero tal parece que a OKC le puede funcionar mejor volar bajo el radar que recibir toda la atención del equipo en la cima.

Lo cierto es que nadie quería ver al Thunder remozado y en la lista de los ocho equipos de postemporada y ese escenario ya está ocurriendo y si saben sortear la recta final y aprovechar los 13 partidos que les quedan ante equipos que ya no pelean nada, conseguirán darle descanso a Durant (algo en lo que fallaron miserablemente en la postemporada anterior, cuando Kevin lucía agotado en la final de conferencia) y a Adams y aumentar aún sus posibilidadesen los playoffs.

En estos momentos OKC enfrentaría en primera ronda a Golden State, y aunque se sabe que el Oeste es un baño de sangre, la peor de las pesadilla del coach de primer año Steve Kerr sería toparse con el  Thunder, que ha ganado ocho de sus últimos 10.

Quizá este año Durant, cuatro veces líder anotador de la NBA, ni siquiera está dentro de los primeros 10, pero es seguro que nadie quiere enfrentar a Kevin y a su equipo, después de todo parece la última oportunidad para que el coach Brooks, Durant y Westbrook ganen un título juntos, es probable que si no lo logran, comience la desbandada.