Sterling califica de "farsa" procedimiento de la NBA

En los documentos enviados a las oficinas de la NBA por el abogado de Sterling, Maxwell Blecher, el dueño de los Clippers, niega toda acusación hecha por la NBA

Donald Sterling (derecha) y su exesposa
Donald Sterling (derecha) y su exesposa (AP)

CIUDAD DE MÉXICO

Donald Sterling y la NBA se encaminan a una audiencia en la que se decidirá si él sigue siendo el propietario del club Clippers de Los Ángeles.

A menos que antes de eso Shelly Sterling encuentre un comprador para el equipo.

El matrimonio Sterling fue por igual combativo y comprensivo el martes, con Donald Sterling luchando para conservar su equipo mientras su esposa sostenía que él la había autorizado para que buscara comprador.

Él pareció no estar dispuesto a renunciar al club —al menos, son sin pelear— en su apasionada respuesta al intento de la liga para echarlo de ésta.

"No creemos que un tribunal en Estados Unidos respaldará las draconianas sanciones impuestas al señor Sterling en estas circunstancias y, de hecho, creemos que la preservación de los derechos constitucionales del señor Sterling obliga a que estos procedimientos espurios culminen en favor del señor Sterling", señala su respuesta.

La respuesta de Sterling a la acusación de la NBA en el sentido de que dañó a la liga y sus asociados con sus comentarios racistas fue presentada el martes antes de la hora límite.

Sostuvo que no hay motivos para despojarlo de su equipo porque sus afirmaciones fueron grabadas ilegalmente "durante un arduo enfrentamiento entre amantes en el que él estaba evidentemente perturbado".

De acuerdo con la respuesta, de la cual The Associated Press tiene copia, Sterling señaló que V. Stiviano grabó sus expresiones sin su conocimiento y eso convierte a la grabación en ilegal de acuerdo con las leyes de California. También señaló que no dañó a propósito a la liga porque desconocía que la grabación se haría del conocimiento público.

"Una afirmación celosa a una amante que no tenía la intención de ser pública no puede ofender las reglas de la NBA", señaló Sterling en el documento.

Mientras tanto, el abogado de Shelly Sterling confirmó que Donald Sterling le dio permiso por escrito para vender el equipo. De acuerdo con una persona que entabló contacto con un potencia aspirante a comprador, que habló con la AP en forma anónima porque no estaba autorizado a discutir el tema públicamente, los Clippers buscan a compradores que se comprometan antes del próximo martes, día en que los propietarios de equipos de la NBA se reunirán en Nueva York para votar sobre la suerte de Sterling como dueño de una franquicia.

La liga señaló el martes en un comunicado que si tres cuartas partes de los 30 propietarios se pronuncian a favor del cambio, "los intereses de la familia Sterling en los Clippers habrán terminado y el quipo se venderá".