De lleno en la era del triple

Apenas hace unos años, el tiro de tres era un recurso, ahora es una estrategia que la mayoría de los equipos cada vez adapta a sus particulares estilos de juego

Stephen Curry, jugador de Golden State
Stephen Curry, jugador de Golden State (Reuters )

Ciudad de México

Desde que la revolución del estudio de las estadísticas demostró que un triple desde la esquina puede ser más efectivo que un tiro de media, numerosos tratados que aplican los sabermetrics al basquetbol han llegado a la conclusión de que en la actual NBA el nombre del juego es espaciar la duela (esto es dispersar a los tiradores de triple por el arco de tres puntos) para conseguir tiros de tres del hombre que queda desmarcado.

Lo que da como resultado que al inicio de la presente campaña 2015-16 los equipos tengan un promedio de 6.1 intentos de triple más que el año pasado. Es el poder del triple, ésa es la fortaleza de los Warriors de Golden State, que sin embargo, son segundos en la Liga con 30.7 intentos por juego, solo por atrás de los 31.3 de Houston.

1,623 TRIPLES anotados en las últimas cuatro campañas por Stephen Curry y Klay Thompson, la dupla más productiva.

El caso de los Warriors es de resaltar porque ya consiguieron un título con esa fórmula. Disparan para un .429 de porcentaje. Para dar una idea de lo escalofriante de esa efectividad, el segundo lugar en la estadística, que son los Pacers de Indiana, tienen .400.

En total, los Warriors han cambiado a la NBA en ese departamento. Es porque hasta hace unas cuantas campañas el triple era un arma de la que los coaches preferían no abusar, pues históricamente le ha costado campeonatos a los equipos y culturalmente fue visto por décadas como cobardía el disparar de larga distancia y no luchar por los puntos bajo el aro.


Pero las reglas que durante 12 años ha contribuido la Liga en adaptar para hacer a los jugadores ofensivos muy difíciles de marcar, han favorecido el movimiento de balón y así la implementación de los sistemas que privilegian los triples han destacado. Una muestra de cómo los equipos, hasta los principalmente defensivos, como Bulls de Chicago en el Este y Grizzlies de Memphis en el Oeste, se han tenido que adaptar a los nuevos cambios se dio esta campaña.

De hecho se sabe que la gerencia de Chicago terminó despidiendo al gurú de la defensiva, Tom Thibodeau, porque en esta época un esquema más defensivo no parece tener sentido ante la mayoría de los conjuntos NBA que trata de adaptarse a la revolución que encabezan los Warriors.

Y ahora, el nuevo coach, Fred Hoiberg, privilegia el espaciamiento de la duela y la ofensiva estilo Warriors. El otro caso es Memphis, que el año pasado era el penúltimo en intentos de tiros de tres por juego a pesar de que por temporadas el no privilegiar esa arma les ha costado quizá el pase a la Final de la NBA. Este año llegaron con la idea de mantener la misma filosofía e ir a pelear cada punto con físico y fuerza. Pero ante un comienzo adverso, que incluyó una paliza de 50 puntos a manos de los Warriors, (empleando todo su sistema); buscando componer su campaña trajeron de inmediato a Mario Chalmers, ex Heat de Miami, famoso por ser un tirador de tres. El caso es que Chalmers ha anotado ya 8 de 22 triples y su aportación ha ayudado a Memphis a actualizarse un poco para competir en la era del triple, que no perdona a los que no la respetan.