Solo cuatro más, Warriors y Cavaliers por la corona

Tanto en Golden State como en Cleveland los aficionados están hambrientos por un título, y a una serie de distancia de celebrar.


 Stephen Curry (izq.) y LeBron James (der,)
Stephen Curry (izq.) y LeBron James (der,) (Especial )

Ciudad de México

Nunca estuvieron tan cerca, y a partir de hoy llegó el momento de ganar los últimos cuatro juegos de la temporada que los separan del cetro de la NBA.

En las Finales se defi­nirá si el año de ensueño de Stephen Curry termina como un cuento de hadas, o si LeBron James es el elegido, capaz de llevar lejos a cualquier equipo.

Todo eso se resolverá a partir de esta noche, cuando comience la disputa por el campeonato entre los Warriors de Golden State y los Cavaliers de Cleveland.

James tiene marca de 15-0 en series de playo‑ s desde 2010 contra equipos del Este, 60-18 en total, aunque ha perdido tres Finales, lo que ilustra el impacto de LeBron, que cargó a los Cavs a sus primeras Finales en 2007, los llevó luego a otra ­ final de Conferencia y éstos ni siquiera calificaron a playoffs durante su ausencia de cuatro años.

Pero apenas regresó y los volvió a poner en el umbral del primer título de la franquicia, es el valor del cuatro veces MVP. Y el número 23 regresó para impactar no solo el panorama NBA, sino la economía de la ciudad, que ahora sueña con el primer título en un deporte profesional en 51 años.

En la NBA, el público de Cleveland solo recuerda la barrida que le propinó los Spurs de San Antonio a su equipo en 2007.

James, nativo de Akron, Ohio, ha dicho que regresó al equipo para llevar a los Cavs a un título, lo cual se ha convertido en su misión y a pesar de no tener a Kevin Love ni Kyrie Irving surcaron 12-2 los playoffs, con la mejor defensiva de la postemporada, todo eso reinventándose sobre la marcha.


EL MAGO CURRY

Del otro lado, Stephen Curry es el engrane principal de un proyecto que es ya una revolución en el basquetbol, y si logra su primer título en 40 años, estaría ascendiendo a la cima del Oeste con un dominio notable en una Conferencia repleta de talento.

Los Warriors tuvieron una campaña inédita, con el mejor rating ofensivo y defensivo. Son el décimo equipo que llega a 67 victorias en una campaña regular y siete de ellos han terminado con el título de campeón.

Lo que lleva de vuelta a Curry, MVP de la NBA en 2014-15, bujía de una maquinaria ofensiva letal, a la que sus dueños y entrenadores dotaron de una defensiva y una banca que los hace favoritos. El movedor ha convertido 819 triples en las últimas tres temporadas y ya superó la mayor marca en unos playoffs con 73 este 2015, por lo que alimenta y revoluciona a un equipo que puede anotar en menos de cuatro segundos.

La mancuerna de Curry y Thompson ha conseguido 118 triples en postemporada, y los Warriors lucen como una potencia y amenazan con instaurarse como algo similar a los Lakers de Magic Johnson, los del Showtime, para formar una dinastía, porque ya están cambiando a la NBA con su estilo. Pero Cleveland tiene a LeBron.

EL LEGADO EN JUEGO

Es el mismo James que en las primeras dos rondas de los playoffs descubrió que estaba destruyendo a su conjunto al anotar siete de 48 triples, y resolvió solo atacar el aro y no tomar tiros de larga distancia, a menos que fuera necesario.

Es el mismo líder que cuando en un partido de las semi­finales del Este tuvo ocho pérdidas de balón en el Juego 4 contra los Bulls de Chicago, en el siguiente duelo entregó 38 puntos, 12 rebotes, seis asistencias y cero entregas.

El guía que no teme gritar a sus compañeros cuando no están haciendo lo debido, que en postemporada ha hecho lucir como All Stars a J.R. Smith y a Iman Shumpert, dos jugadores que por sus problemas de actitud, estaban a un paso de salir de la NBA.

James ha mencionado que esa partida al Heat de Miami fue para él como ir a la universidad (saltó de la preparatoria a la NBA en 2003), un viaje para madurar.

Sin embargo, enfrente de LeBron y sus compañeros está uno de los mejores 10 equipos de toda la historia con un porcentaje de .817 en victorias en temporada regular y un rating de +10.2, el mayor reto que ha enfrentado este equipo en la temporada.

James está en plan de los más grandes jugadores que han existido en la NBA, aquellos que pueden sostener un equipo por sí mismos, y es esa fuerza de la naturaleza la que tendrán que domar los Warriors si quieren comenzar a establecer su hegemonía. Los Cavs buscan su primer título, los de Golden State terminar la sequía de 40 años.