Román Martínez siguió los consejos

Gustavo Ayón y Sergio Valdeolmillos, los mentores de un basquetbolista mexicano que brilló en el Centrobasket en Tepic 

Román Martínez
Román Martínez (Mexsport)

Tepic, Nayarit

La selección mexicana estaba abajo 27-35 en el medio tiempo de la Final del Centrobasket ante Puerto Rico, en una historia parecida al juego de la primera ronda, cuando al descanso se fue perdiendo por cinco unidades.

Sin embargo, otra vez en el tercer capítulo el cuadro nacional despertó para remontar y quedarse con el título. La clave fue la dinámica, y si en el duelo de la fase de grupos la puso Jorge Gutiérrez, en el definitivo fue Román Martínez.

El delantero bajo anotó los dos primeros puntos en el complemento para acercar al equipo y luego tuvo la canasta que le dio la ventaja 37-35 a los locales, Román levantó las manos para meter a la gente al duelo; al final registró 14 unidades para ser el tercero mejor del equipo, detrás de Gustavo Ayón y Francisco Cruz, pero su intensidad en la duela modificó el resultado.

"Traté de poner el tono al ser agresivo, el coach (Sergio Valdeolmillos) y Gustavo se sentaron conmigo antes del partido y me dijeron que fuera agresivo; no empecé como quería, pero en la segunda parte me metí al juego, fui con todo a la ofensiva y a la defensiva y eso es importante para el equipo".

Martínez no había iniciado bien el certamen, pero una actuación inolvidable en triples ante Bahamas consolidó su papel en la escuadra tricolor que se quedó con el título, muy festejado por el número seis.

"Se siente muy bien, venimos aquí para trabajar desde temprano, iniciamos el 15 de junio y ningún otro equipo lleva preparándose desde hace tanto tiempo, el crédito es para el coach, para el gran equipo que tenemos, la confianza y que jugamos como deseábamos", apuntó a La Afición.

Como al resto de sus compañeros, a Román no le gusta ser protagonista y prefiere darle el mérito del triunfo ante Puerto Rico y de la conquista del certamen al conjunto, que ganó los cinco partidos del certamen.

"El trabajo en equipo es la clave, es importante para nosotros jugar defensiva sólida, eso marca la pauta, cualquiera de puede anotar 20 puntos, lo sabemos, y es importante estar unidos; ahora viene lo más difícil, lo mejor del mundo, es importante seguir enfocados y mejorar cada día".

Aunque llevan ya más de un mes reunidos y todavía les falta algún tiempo hasta que inicie el Mundial el 30 de agosto, Román no lo ve como una carga y celebra pasar más tiempo con sus compañeros.

"Estamos emocionados de seguir juntos, todavía nos queda un viaje largo, pero iremos un partido a la vez".