Nacidos para entretener

Las franquicias de la NBA son maestros en utilizar las personalidades de sus jugadores para divertir a los aficionados, todo fuera de su trabajo en la duela 

Ray Ray en acción
Ray Ray en acción (Tomada de youtube )

CIUDAD DE MÉXICO


Las estrellas de la NBA son carismáticas y sus respectivos equipos han descubierto que pueden ser parte del equipo de animación durante los encuentros. Claro que no les pedirá que incurran en esas actitudes y dinámicas para divertir a la audiencia durante los partidos. Pero las pantallas en el centro de la cancha suelen mostrar cada vez más los talentos "histriónicos" de los héroes de la duela.

Desde los jugadores de los Pelicans de Nueva Orleans tratando de adivinar trivias, hasta Dirk Nowitzki de los Mavericks de Dallas ocultó en las sombras cantando Sweet Child O' Mine de Guns N' Roses y un afortunado espectador tiene que adivinar quién es. Es pura diversión donde los aficionados conocen un lado de sus estrellas favoritas que no conocían.

Como el equipo entero de Cleveland cantando villancicos con sus voces no aptas para el canto (o de plano una afrenta para los oídos); o los Celtics de Boston examinando dibujos de ellos que niños pequeños hicieron y mandaron. Es una dinámica entretenida que ayuda a mantener al público en su butaca a pesar de que el juego sea una paliza en contra.

El límite es la imaginación de las organizaciones de la NBA. Por ejemplo, los Pacers de Indiana ponen a sus jugadores más musculosos a flexionar los bíceps mientras piden que el público se una a esa exhibición de "fortaleza", con resultados a veces hilarantes entre las personas del público ya desinhibidas.

Algunos otros equipos, como Hawks de Atlanta o Bucks de Milwaukee, ponen a sus equipos a bailar a ritmo de alguna canción de moda o a arengar a los aficionados. Minnesota aprovecha que tiene al gritón de Kevin Garnett de vuelta para ponerlo a aullar junto a su lobezno favorito, el novato Karl Anthony-Towns y esas interacciones ayudan a crear una cultura al interior de las organizaciones, incluso el equipo con el peor registro de la NBA, los Sixers de Filadelfia, tiene este tipo de dinámicas que solo les pide a sus jugadores, los más jóvenes de la NBA, que jueguen con entrega.

Una de las más franquicias creativas son los Mavericks, no extraña que el dueño de la franquicia sea el millonario Mark Cuban. Dallas convierte en personajes cómicos a su propio equipo, en un sentido de humorismo muy ligero y ha convertido en un auténtico ídolo de la afición al veterano de 31 años, Raymond Felton. 


Ray Ray en acción


Es una lástima que no se encuentran más videos en la red sobre Ray Ray y sus bailes, que ponen a todo el equipo a bailar (menos al serio coach Rick Carlisle), todo un showman que ya encontró una ocupación para cuando decida llamar al retiro, en serio.

Es donde se ve un lado muy humano de los jugadores y lo que sorprende demasiado es como la más grande leyenda de los Mavs, el alemán Dirk Nowitzki, deja de lado ese cliché del carácter frío y marcial germano y se presta al choteo y a la diversión, como esa famosa foto que hizo circular en redes sociales en Halloween de él personificando a un personaje de los Locos Adams.