La diversión la pone el aficionado

Las Arenas de la NBA se esfuerzan por ser ambientes familiares en donde los fans pueden escapar un rato de sus obligaciones y ¿por qué no?, hacer un sano ridículo ante las cámaras

Barack Obama, presidente de Estados Unidos participando en la Kiss Cam
Barack Obama, presidente de Estados Unidos participando en la Kiss Cam (Tomada de Internet)

Ciudad de México

La NBA ha descubierto recientemente a través de su servicio 'on demand', League Pass, que el mejor entretenimiento existente en una arena de basquetbol son las mismas personas que van a ver el encuentro.

El servicio de paga ofrece en 'streaming' todos los partidos de la fecha en cuestión, pero durante años ha batallado por llenar las lagunas que hay entre tiempos fuera y pausas previas al partido, uno de los grandes defectos que muchos usuarios encuentran en el At Bat, la app de la MLB, en donde hay que esperar entre pausas comerciales para seguir viendo el juego y solo aparece el aviso de que la transmisión continúa en una pantalla negra.

En la aplicación de la NBA intentaron durante temporadas crear comerciales sobre la Liga y transmitirlos para llenar esos espacios en que muchos suscriptores se van y no terminan su partido, pero este recurso se volvió tedioso, ya que se repiten mucho los mismos segmentos y el usuario se hartaba y terminaba viendo nada más el resumen.

Pero ya en la pasada campaña, la NBA encontró la forma de llenar esas lagunas: transmitiendo las actividades que ocurren en la Arena en cuestión. En total, los 30 equipos de la Liga poseen un acuerdo con alguna cadena para difundir los juegos del equipo (a excepción de juegos en cadena nacional en Estados Unidos que pertenezcan a ABC o TNT), la mayoría de las veces es un Fox Sports regional de los Estados Unidos.

Así, el mejor entretenimiento existente en los tiempos muertos de un partido es remitirse al personal de los estadios NBA, que tratan como un espectáculo cada partido y como su obligación es la de mantener al público contento durante todo el partido, a pesar de que a la franquicia es posible que no le haya ido bien en el standing.

Así, en el medio tiempo, los narradores se van por un momento, y el espacio que en una cadena grande ocuparían los comerciales, es utilizado. La cámara se queda para ofrecer además de las promociones y anuncios del club, el espectáculo de medio tiempo a través de las pantallas. Desde los equipos de porristas de las franquicias hasta faquires, acróbatas, mascotas, concursos y la muy estimada por los fans, kiss cam.

La kiss cam, que consiste en las cámaras del circuito cerrado revisando en las tribunas para ver cuál de los asistentes lleva pareja, luego le hacen un acercamiento a la pareja en cuestión y el locutor de la arena les pide que se besen mientras la gente observa curiosa en las pantallas de la arena.

El recurso surgió a finales de los 80 en los estadios deportivos de California y en la actualidad ha evolucionado, a tal grado que ya no nada más se trata de besos. Existe ahora la bongo cam (que reta a los aficionados a tocar bongos), la dance cam, y muchas otras variedades, algunas más ingeniosas que otras.

Es curioso que ya han implementado la llamada Carlton Cam, que pide al aficionado que baile como un personaje del Príncipe del Rap ('The Fresh Prince of Bel Air'). Lo interesante es que en muchos casos los mismos deportistas de la franquicia toman parte de esos instantes de relajación que hacen una paliza al equipo local más llevadera y mantienen el ambiento de fiesta. En fin, que en estas cuestiones la imaginación es el límite.

He aquí algunas de las más divertidas en los estadios NBA:

KISS CAM

BONGO CAM

DANCE CAM

CARLTON CAM

FLEX CAM