Miami Heat: Su legado los contempla

ElHeat de Miami le demostró a la liga que se puede ganar no uno sino doscampeonatos teniendo como principal arma el triple, esta campaña tendrán quemantener su esencia si quieren conseguir ese difícil threepeat

LeBron busca el tricampeonato con Miami
LeBron busca el tricampeonato con Miami (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO

Nadiepodrá decir que el experimento de Miami no revolucionó a la liga. El Heat deMiami espera que la pérdida de Mike Miller en la agencia libre no dañe laestrategia que les ha dado dos títulos en fila y los proyecta para conseguir untercero esta campaña. El bicampeón esgrime con maestría el juego perimetral yesa es una de las razones por las que tienen gran probabilidad de obtener sucuarto título de liga (tercero en fila), en un comienzo de campaña que revela avarios alumnos de ese estilo de juego de los de la península.

Miamivino a mejorar el esquema de ataque de los Spurs de San Antonio de la pasadadécada


 

Miamivino a mejorar el esquema de ataque de los Spurs de San Antonio de la pasadadécada, sólo que en lugar de usar a un centro delantero para activar laofensiva, como lo es Tim Duncan, utilizan a LeBron James como armador a lausanza tradicional. Tal aproximación le brinda a el Heat una dimensión queningún equipo de la liga ha igualado y por tanto ha obligado un cambio deparadigmas en la NBA,adáptate o perece.

 

Jamestiene el físico como para penetrar rumbo al aro y jalar marca, pero cuando elequipo rival le niega ese subterfugio, su habilidad le permite sacar el balónal perímetro hasta que la rotación alrededor de la línea de tres hastaencontrar un mejor tiro. Además, James puede jugar al poste bajo como engaño,pues está ahí para pasar la pelota y su estatura y destreza le permiteencontrar al hombre en corte hacia el aro o sacar el balón para reactivar laofensiva.

 

Lobrillante de las estratagemas ofensivas del Heat es que vuelve el juego unadinámica en que la mayoría de las veces el balón viaja de adentro hacia fuera,un paradigma que habla de la modernidad del juego de este súper equipo yderrota en parte la percepción de que lo ideal es buscar los encestes de altoporcentaje bajo del aro.

 

Elplan de Miami, desde que llegó James al Heat en 2010, siempre fue abastecer suplantilla de tiradores perimetrales, disparadores de tres puntos que tuvieranalto porcentaje de efectividad cuando James los encontrara solos, solo asífuncionaría un sistema que aprovechara las inusuales características del hoycuatro veces Jugador Más Valioso.

 

Nila destreza del plan B: Eddie House, Mike Bibby o Carlos Arroyo en la campaña2011-2012 les permitió ganar la Final donde Dirk Nowitzki y los Mavericks de Dallas evitaronque Miami tomara el título.

Spoelstra, coah de Miami, se formó como profesional viendo a Mario Elie y Bruce Bowen


 

Perofue un experimento muy interesante y en algún momento parece que tanto PatRiley como el coach Erik Spoelstra entendieron que cuando el balón llegara alhombre perimetral, éste tenía que ser un tirador de elite.

 

Miamipersistió en su estrategia, para la siguiente campaña firmaron a Shane Battiery un Miller con suficiente salud fue esencial para que Miami consiguiera eltítulo en 2012, ante los Thunder de Oklahoma City. El éxito de ese perímetrofue muy claro. En total 157 triples en playoffs y Finales, 42 de ellos deBattier, incluyendo siete de ocho de Miller en el crucial juego cinco de la Final, además de 15 de 26 deBattier tan solo en la serie final.

 

Spoelstra,que empezó su carrera como asistente de video de la franquicia de Florida, noha perdido el gusto por su revisión incansable de horas y horas de material,buscando ángulos y formas de hacerle llegar el balón a sus francotiradores.

 

Spoelstrase formó como profesional viendo a Mario Elie y Bruce Bowen clavar esas dagasde larga distancia para los Spurs, en especial el triple desde las esquinas,uno de los tiros más difíciles (pues no se tiene la referencia del tablero), yno extraña que en sus diagramas abunden ese tipo de jugadas.

 

Bajoel dicho de: “si no está roto no lo arregles,” Spoelstra añadió aún mástiradores de elite para su conjunto que buscaba el bicampeonato la pasadatemporada. Su contratación clave, –y la más importante para sus aspiracionesfuturas–, fue nada menos que Ray Allen el hombre que más triples ha metido(2,865, antes del juego del martes) en la historia de la NBA.

 

YRashard Lewis, que tiene la octava mejor marca de la historia en triplesconseguidos. Aunque Lewis (en parte por sus lesiones en parte por su adaptacióna un sistema en el que no es siquiera el segundo anotador) no tuvo un roldecisivo, de pronto Spoelstra y Riley reunían al maestro y pupilo de los Sonicsde Seattle de 2002-2007.

 

Rayy Lewis promediaron 39.5 puntos, 1,555 triples durante su asociación enSeattle. Todo ese poder tan solo para el segundo equipo, aunque era obvio queAllen estaría en pista en los momentos claves del juego, como se vio en elpartido seis de las Finales de este año, cuando Allen anotó un triple paramandar a tiempo extra el juego, donde Miami ganaría a los Spurs de San Antonioobligando a un séptimo choque, en Miami.

 

Miamituvo suerte de que su movedor titular, Mario Chalmers, trasladara su tiro detres de cuando estaba en la Universidad de Kansas perfectamente al nivel profesional, ysu novato (tomado como la 28 selección en el draft de 2011), Norris Cole,llegara con un muy competente .276 de porcentaje de larga distancia bajo elbrazo, tanto que esas dos interrogantes de ese entonces, son dos elementosvitales en la búsqueda del cuarto Larry O’Brien del club.

 

Millerfue esencial en la consecución del tercer título de el Heat, y segundo en fila,

anotando16 de 36 triples en playoffs. Este nuevo ciclo, Miller ha partido a losGrizzlies de Memphis, pero Miami ha involucrado más a Lewis en la ofensiva. Ensu primer juego, Miami anotó 11 triples, son segundos en la liga en triplesconseguidos por juego con 11.3 y terceros en porcentaje con .446.

 

Miamile mostró a la liga la importancia de que un sistema orbite alrededor de untiro de tan limitado porcentaje como el triple. Es como el paradigma delpasado, que ningún equipo ganaría el título sin un centro dominante y un granjuego en la pintura. Pero los tres recientes campeones (Dallas y Miami) lo hanconseguido armados hasta los dientes de francotiradores y el delantero y centrode el Heat, Chris Bosh, se especializa en el tiro de media distancia y hundió36 triples el año pasado (incluyendo postemporada).

 

Enlo que se traduce para los rivales de Miami es en enfrentarse a un conjunto enel que nueve jugadores tienen buenos porcentajes de triples, una auténticapesadilla y no extraña que sean el único equipo que pueda espaciar de formaideal la duela, algo que es tan vital para el juego moderno.

 

Miamitiene la dura tarea de subsistir sin Miller, que no lo parece, pero es unapérdida significativa, nada menos que su arma secreta los dos pasados ciclos,por lo que no extrañaría que el Heat añada a otro tirador antes de cerrar elperiodo de transferencias en febrero.

 

ElHeat de Miamia ha cambiado la forma de ganar en la liga y todo equipo quepretenda derrotarlos tendrá que limitar su extraordinario poder a la largadistancia.