Duro despertar para México en España 2014

Terminó la participación de México en el Mundial con una derrota contundente 86-63 ante Estados Unidos, que fue muy superior a pesar de los 25 puntos de Gustavo Ayón

Barcelona

Hace medio año todos lo daban por descartado; Gustavo Ayón se perdió el cierre de la temporada con Atlanta a causa de una cirugía; además, la lesión supondría su ausencia de la Copa del Mundo de la FIBA, pero no fue así.

Hace tres meses arrancó su rehabilitación, junto a otro grupo de jugadores, en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) del Distrito Federal para estar aquí, para ser el motor de una selección que empujó sus propios límites tras cuatro décadas de ausencia.

Era un día para levantarse de la cama con ganas de hacer historia, de sudar 40 minutos en el partido más seguido en la historia del basquetbol nacional. Enfrentar a las estrellas de la NBA, dentro de un juego de eliminación directa, es algo que no se había presentado antes, y había que sacudirse los nervios.

Pero no fue fácil, los tricolores pudieron abrir el marcador tras un robo de Francisco Cruz, pero el sonorense falló en dos ocasiones frente al aro. Esa primera acción del partido sirvió para despertar a los estadunidenses y para marcar el ritmo de los mexicanos.

Los primero minutos fueron de titubeos constantes, errores a la ofensiva y defensiva, hasta que en el cobro de una falta, Ayón los llamó y corrigieron en mucho la actitud.

El nayarita fue la fuerza que tuvo el equipo de Sergio Valdeolmillos para responder; Anthony Davis y DeMarcus Cousins fueron los encargados de trabajar con él bajo la tabla. El nayarita se llevó varios bloqueos, pero ganó la mayoría de sus batallas.

Sin embargo, en la línea de tiro libre volvió a estar impreciso y dejó ir puntos valiosos, sobre todo, cuando Stephen Curry respondió con disparos de tres a cada esbozo de reacción.

En la duela, los de Mike Krzyzewski fueron, como se esperaba, más rápidos, certeros y, sobre todo, más experimentados. En el cierre del tercer cuarto ya ganaban por 30 puntos. El duelo estaba liquidado.

El gran favorito para llegar a la Final ante España no requirió de un héroe para avanzar a los cuartos de final.

En la rotación, Rudy Gay, James Harden; Keneth Faried y Klay Thompson fueron los que más aportaron. Estados Unidos mantuvo su esencia: intensos durante todo el partido, sin regalar rebotes ofensivos ni entregar un solo disparo con facilidades.

Terminó el sueño mundialista para México, pero se abrió la puerta para una época en la que el mérito no sea solo clasificar al torneo.