Mike Gorman, un narrador de leyenda

Esta inolvidable voz lleva 36 años narrando los partidos los Celtics de Boston y no da muestras de querer detenerse; con motivo de su visita a México La Afición charló con él 


Mike Gorman
Mike Gorman (AP )

Ciudad de México

A sus 68 años, la pasión de Mike Gorman por narrar los partidos de los Celtics de Boston no ha cedido. No se cansa de la rutina de policía bueno y policía malo que ha establecido a lo largo de 36 años con el Celtic más Celtic que pueda existir, Tommy Heinsohn, que ganó títulos para la franquicia de Massachusetts como jugador y luego como coach.

En esa dinámica, la más longeva y reputada de la NBA, Mike es la voz ecuánime, a la que le tocó narrar los 63 puntos de Michael Jordan en el Garden; la que tuvo que absorber el golpe de mantener la neutralidad cuando los Lakers ganaron en Boston su título 16, luego de una de las series más parejas y encarnizadas de los últimos años. Para el señor Gorman, su compañero de transmisiones, que dada su edad de 81 años, ya no puede viajar con él para seguirle la pista al equipo, es la pimienta.

Tommy, que nunca admitirá que los Celtics cometen faltas o cometieron siquiera una violación, es la parte que Mike contrarresta con su candor de vieja escuela y su capacidad para no dejar que la emoción lo traicione mientras tanta leyenda ha dejado sentir su furia a los Celtics. Por dentro, la sangre de Gorman es más que verde, pero es tan profesional, que en la actualidad es el modelo de narrador que los jóvenes que comienzan ven como el modelo a seguir.

Es la leyenda viviente. "Me alegra que mencionaste, viviente en tu frase", dice Gorman con su cabello totalmente blanco y una sonrisa que oculta, enigmáticamente, todo lo que ha visto y presenciado de la historia de la NBA.

¿Cuál es la primera narración que recuerda en su carrera?

Me acuerdo que fue en la preparatoria, una pequeña estación de radio local, donde conseguí mi primer empleo y de ahí tuve mucha fortuna de después narrar basquetbol colegial, luego se creó la conferencia del Big East y durante ese periodo se me acercaron los Celtics y desde ese entonces llevo 36 años con ellos.

Y ya en la NBA, ¿cuál fue el primer partido que le tocó?

Fue en un encuentro contra los Pacers de Indiana, estaba con Tom Heinsohn, tenía todas estas notas enfrente de mí, con papeles de distinto color para indicarme cosas acerca de los jugadores, fue la primera vez con Tommy, que miró todo mi desastre y preguntó: '¿para qué es todo eso?', le respondí 'estadísticas del juego', y me dijo 'es un juego con una pelota naranja y cada equipo intenta meterla en ese aro, no necesitas eso' y desde ese entonces no tengo más notas de ese estilo para ayudarme.

Cuéntenos un pasaje que usted recuerde de esos años.

Fui lo suficientemente afortunado de llegar allí en los tiempos de Larry Bird, así que hubo un montón de instantes maravillosos que he sido favorecido por haber narrado; el otro día transmitimos un compendio de recuerdos durante la transmisión televisiva, uno de mis favoritos es haber narrado cuando Larry llegó a su punto 20 mil. Luego otro año nos fuimos casi invictos en casa, en el viejo Boston Garden, 41-1. El caso es que cuando ganas, la gente piensa que eres un buen narrador y eso me benefició demasiado (se ríe). Es que hemos vivido muchos buenos momentos, demasiados en playos, fuimos muy buenos por un largo periodo y luego ganamos otro campeonato con Kevin (Garnett), Paul (Pierce) y Ray (Allen), y ahora estamos reconstruyendo otra vez, tenemos un buen equipo, joven, juega duro. Tenemos la oportunidad de ser bastante buenos.

¿Puede mencionar a cinco jugadores, a los mejores que le tocó narrar?

Obviamente, tengo que hablar de Michael Jordan, un privilegio haberlo visto y narrado, tuve la poca fortuna de ver sus 63 puntos en el Garden. Larry Bird, por supuesto, Kevin McHale, Karl Malone y luego mi Celtic favorito, de todos los tiempos que es Paul Pierce.

¿En serio, incluso sobre Larry Legend?

Sin ofender a Larry, a Kevin a cualquiera de esos tipos, pero si tienes solo una posesión más de balón con el resultado en la línea y le tienes que dar el balón a alguien, no cometas errores, dásela a Paul Pierce.

¿Uno de los mejores anotadores en la historia de los Celtics, no?

Oh sí, y uno de los mejores jugadores a los que jamás se les dará el crédito que se merece. Es que es enorme, las personas que lo vean en persona se sorprenderían de lo grande que es, de lo ancho de sus hombros y sigue jugando en la actualidad con los Clippers de Los Ángeles. Paul es mi favorito, el más divertido de verlo jugar fue Ray Allen y Kevin Garnett, es divertidísimo de narrar. Creo que podría añadir a Bill Walton y esos jugadores son mi equipo de ensueño.

¿Puede decirnos su opinión acerca del futuro de las transmisiones deportivas?

Sí, mira, continúan empujándonos a la parte de atrás de las arenas, lo cual dificulta nuestro trabajo, pero en fin. Veo que todo ha evolucionado, ahora el comunicador debe tener muy en cuenta para todo a las redes sociales y actualizarse constantemente, pues el impacto de las nuevas tecnologías es cada vez mayor. Creo que ya está ocurriendo que las transmisiones sean pensadas cada vez más no para las personas que se sientan a ver la televisión, sino medios pensados en movimiento. Lo que no veo que cambie es la dinámica, el espectador siempre buscará a alguien como yo que les narre el jugada a jugada y a alguien como Tommy, que llene todo de su personalidad y de color.