Miami Heat: Por el tercer título en fila

Hoy arranca la campaña 2013-14 de la NBA, con LeBron James y el Heat como favoritos para llevarse el llamado threepeat

LeBron James
LeBron James (AP)

MIAMI, Estados Unidos

LeBron James y compañía querían una dinastía, este año parece clave para lograrlo. No solo Miami es favorito para conquistar su tercer título en línea y cuarto de la franquicia cuando hoy dé inicio la nueva temporada de la NBA, también, el originario de Ohio aspira a ser el Jugador más Valioso por quinta vez en su carrera.

El Heat hizo una contratación clave para buscar su segundo Larry O'Brien consecutivo cuando firmaron a Ray Allen la campaña pasada. Él anotó un triple clave en el sexto juego de las Finales contra los Spurs de San Antonio para mandar el duelo a tiempo extra.

Cualquier plan por un tercer campeonato será imposible sin él. Miami reforzó dos importantes bastiones de 2012-13: la defensa interior, lista para otro encuentro contra los Pacers de Indiana, con la adquisición de la primera selección de 2007, Greg Oden.

El otro es Michael Beasley, del que el Heat tuvo que prescindir en 2010 para limpiar la nómina para traer a James y a Chris Bosh. Beasley es un anotador comprobado y desde la banca puede ser de gran ayuda. Sin embargo, dependen otra vez de la salud de Wade.

Solo dos equipos tuvieron a dos jugadores que promediaron más de 20 puntos, Miami tiene a Wade y James,y tendrán que cuidar las rodillas del veterano de nueve campañas, por lo que no se espera que el escolta participe en series de noches consecutivas pues la prioridad número uno es mantenerlo sano para postemporada, porque sin él no son favoritos.

Los Nets armaron un titán del Este para ganar el título este año, con la nómina más cara de la liga bajo el mando del coach de primer año, Jason Kidd. Brooklyn tomó el papel que desempeñó Boston los años pasados: ser némesis del Heat. No sólo trajeron a tres probados antagonistas de Miami: Kevin Garnett, Paul Pierce y Jason Terry, sino que lucen como un conjunto unido que buscará el juego de conjunto.

Los Bulls cambiarán por completo si su armador Derrick Rose está sano. De ser así, deben ser tomados en serio como contendientes. Los Bulls son un poder defensivo que puede hincar al resto de la liga con los esquemas defensivos del coach Tom Thibodeau, pero perdieron a Nate Robinson (Denver) y Marco Belinelli (San Antonio) los dos jugadores que los sostuvieron durante las ausencias de su estrella Rose.

SPURS, ÚLTIMA OPORTUNIDAD

San Antonio se quedó a un paso de alzar su quinto título de liga. Este año parece una repetición de la campaña anterior: con los Spurs alzándose como el poder a vencer en el Oeste. Cargados por Tony Parker, San Antonio tendrán que exprimir a Tim Duncan y a Manú Ginóbili, quienes probablemente estén en su última campaña significativa. Ante un Oeste sin un gigante capaz de aplastar a los otros, la experiencia de 14 campañas consecutivas con 50 o más victorias de Spurs parece ser la fórmula ganadora que prevalecerá en la contienda del Oeste.

Los Clippers de Los Ángeles hicieron el movimiento más importante al conseguir fi rmar al entrenador Doc Rivers, y así se deshicieron de los predecibles sets ofensivos de Vinny del Negro. Ahora tienen elementos para alzarse como el equipo de Los Ángeles.

El guión del Oeste se vio alterado cuando Russell Westbrook se lesionó el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha dejando a los Thunder de Oklahoma City sin mariscal por al menos las primeras cuatro semanas. Kevin Durant jugará más como armador en espera del regreso de Westbrook, y de su salud depende el Thunder, en este momento no parece que Oklahoma vuelva a contender seriamente por el Oeste