Hoy es de pura suerte

Por la noche se efectuará el sorteo de la NBA, y quienes triunfen podrán seleccionar en primer lugar el próximo 26 de junio en un esperado Draft

LeBron James, jugador del Heat de Miami
LeBron James, jugador del Heat de Miami (AFP)

Miami

Todo mundo quiere un LeBron o un Duncan. Hoy es cuestión de suerte, en junio será de saber elegir. Previo al segundo encuentro de la Final del Este entre el Heat de Miami y los Pacers de Indiana, se celebrará la lotería del Draft, en la que se determinará el orden de selección de los jugadores disponibles para ingreso a la NBA, que se efectuará el jueves 26 de junio en Nueva York.

Ante un evento para el que se declararon elegibles jugadores como Andrew Wiggins, Jabari Parker, Joel Embiid o el croata Dario Saric, es fácil salivar ante la posibilidad de tener una mayor posibilidad estadística de elegir primero, y los Bucks de Milwaukee (15-67), con el peor registro del ciclo 2013-2014, tiene probabilidad de 25% de elegir primero. De hecho desde 1985 el peor equipo ha conseguido la primera selección solo cuatro veces.

Muchos de los equipos de la NBA han sido acusados (y no sin razón) de dejarse perder algunos juegos con la finalidad de conseguir una mejor posición en la lotería, y se anticipa que será el certamen con más talento desde el de 2003 que trajo a LeBron James, Dwyane Wade y Carmelo Anthony. Los 14 equipos que no calificaron a postemporada tienen mayor chance.

En la NBA, contrario a la NFL, al equipo con más derrotas no le es garantizada la primera selección global, en lugar de ello los conjuntos que no calificaron a postemporada, y aquellos que hayan obtenido derechos por medio de canjes, les es asignado un número de pelotitas dentro de la urna, el peor conjunto tendrá más que el resto para aumentar las posibilidades de salir, por lo que en efecto, ganar el primer turno es como ganarse la lotería.

Desde 1990 se adoptó un sistema que beneficia más a los peores equipos ya que se ha demostrado que un jugador puede cambiar el destino de una franquicia, como en el caso de Tim Duncan en 1997, que le ha dado a su franquicia cuatro títulos y desde que él milita en San Antonio éstos no han tenido campañas perdedoras.

Más recientemente LeBron James, que desde que estaba en la preparatoria se mencionaba como un jugador que se da cada década, y con él, Cleveland fue dos veces el mejor registro de la liga y llegó a la primera Final de su historia en 2007 (perdieron 4-0 ante Spurs).

Una pésima selección también puede atormentar a una franquicia durante mucho tiempo, como cuando los Blazers de Portland tomaron a Greg Oden en lugar de Kevin Durant en 2007, o el año pasado, cuando Cleveland, que salió ganador del primer pick por tercera vez en 10 años, eligió al canadiense Anthony Bennett, que ya se menciona como la peor selección de la historia, en lugar de a Michael Carter-Williams (11), el novato del año para Filadelfia.

Por lo tanto después de ganar hoy tendrán que rogar por no equivocarse en junio.