Momento a favor del Heat

Con el Juego 3 para esta noche, primero de dos en Miami, los Spurs deben cambiar su cara como visita y olvidarse del 3-5 que tienen en estos playoffs

Dwyane Wade celebró el triunfo en el juego dos con LeBron James
Dwyane Wade celebró el triunfo en el juego dos con LeBron James (Reuters)

Miami

La segunda parte de la épica batalla de siete partidos de hace un año ha sido una reñida disputa entre los dos mejores equipos de la NBA. El Juego 1 se decidió por medio de una racha 31-7 en el final del cuarto periodo y el segundo por medio de un triple tardío de Chris Bosh.

Es en efecto como ver la historia repetirse: primero con el triunfo de San Antonio el partido inicial por medio de una racha anotadora excepcional, al igual que el año anterior y cayendo en el vital partido dos. Desde que está James en Miami, el equipo tiene marca de 5-0 en series cuando han caído en el primer partido.

Eso debió servir a San Antonio para saber que el Heat ve el partido dos como un duelo de vida o muerte y ahora van a disputar a partir de hoy los dos siguientes encuentros en la duela de Miami.

San Antonio tendrá que mejorar esa marca de 3-5 en partidos de visita en esta postemporada, porque Miami está invicto en su aforo y en pasadas series su buen desempeño en casa ha sido clave para el triunfo.

En honor a la verdad, el primer partido no merecía ganarlo el representante del Oeste. Sus 22 pérdidas de balón que repercutieron en 28 puntos del contrario, son simplemente demasiado para cualquier equipo. Pero ocurrió algo que no había sucedido a los de South Beach en cuatro postemporadas: jugar sin James debido a los calambres en la pierna izquierda que le hicieron perderse los 4:09 finales del partido. Dejó un juego con dos puntos en contra luego de ir a la banca para no regresar y coincidió con Danny Green anotando cuatro de cuatro en triples.

Los Spurs tuvieron en total 14 de 16 aciertos en los 12 minutos finales del parcial para un inaudito 87.5 por ciento de efectividad, un nuevo récord de la NBA. Green bombardeó al Heat con 27 triples en la serie de Finales de 2013 y el que finalizara recuperando la puntería a los Spurs debió darles mucha confianza rumbo al segundo partido como anfitriones. Pero James tenía algo que decir.

KING DESPIERTA

Enfrentando nuevamente las críticas de sus detractores por haber faltado los minutos finales del partido por los calambres, LeBron James las acalló en el segundo choque con una de las mejores actuaciones de su carrera. Chris Bosh anotó un triple que puso a Miami dos puntos arriba con 1:17 por jugar.

Un error imperdonable dejar a Bosh libre en la línea de tres, desde donde anotó 74 veces en la temporada regular y 29 de 67 en estos playoffs.

Pero ese escenario ni siquiera se hubiera dado si el vituperado cuatro veces MVP no se pone el equipo a los hombros.

En total firmó una noche de 35 puntos, 10 rebotes, tres asistencias en su carrera. Chris Bosh anotó un triple que puso a Miami dos puntos arriba con 1:17 por jugar.

Un error imperdonable dejar a Bosh libre en la línea de tres, desde donde anotó 74 veces en la temporada regular y 29 de 67 en estos playoffs.

Pero ese escenario ni siquiera se hubiera dado si el vituperado cuatro veces MVP no se pone el equipo a los hombros.

En total firmó una noche de 35 puntos, 10 rebotes, tres asistencias y dos robos. En los cuatro años desde que LeBron se unió a Dwyane Wade y Bosh la constante es que el Heat es el mayor equipo escapista de nuestra época: hallan formas para salir avantes.

Una de las razones es el que Dwyane Wade está produciendo 16.5 puntos por partido en la serie. Pero quizá más importante es cómo están haciéndolo recibiendo solo 16 tantos por juego de su banca (12.5 de Ray Allen), contra los de 35.5 del banquillo de promedios históricos de los Spurs. Pero la tripleta de James, Wade y Bosh registra 64.5 unidades por juego, mientras la de Tim Duncan, Tony Parker y Manu Ginóbili, 57 ppj. Robar un partido en San Antonio es un doble golpe anímico, porque Miami no ha perdido más que siete choques en su American Airlines Arena desde que tienen su Big Three, y en estos playoffs están invictos en su duela con marca de 8-0.